La Ley de cambio climático obliga la CHE a movilizar los sedimentos acumulados en los embalses

El pasado 10 de mayo de este año la Ley de Cambio Climático y transición energética (621/000020) española ha pasado el trámite de aprobación en el Senado antes de la publicación en el BOE.

Esta ley estatal obliga la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) a incorporar al 3º ciclo de planificación del Plan Hidrológico del Ebro y al MITECO a emprender medidas efectivas que solucionen la ingente acumulación y retención de sedimentos en los embalses de la cuenca, en especial los del último tramo (Mequinenza, Ribarroja y Flix), a sólo 100 kilómetros de la desembocadura para evitar la subsidencia del Delta del Ebro y la regresión de sus playas. Ecologistas en Acción se sumó al manifiesto impulsado por la Red por la Justicia Climática y Rebelión por el Clima que señala que el texto actual de la ley es insuficiente y no permitirá en España cumplir con sus compromisos climáticos en 2030 como reclama la comunidad científica. Por lo cual, exige una ley a la altura de la emergencia climática y considera que afrontarla implica un debate más profundo sobre el reto civilizatorio que no se recoge en la ley. Sin embargo, aparecen algunos aspectos positivos que hay que implementar. La ley señala que hay que incluir en la planificación hidrológica medidas para la movilización de sedimentos para solucionar los impactos de su retención a los propios embalses, para mantener su capacidad de regulación, y para detener la regresión de playas y subsidencia de los deltas. Concretamente el artículo 19, de la ley de Cambio climático dice: «Con objetos de abordar los Riesgos senalados en el Apartado anterior, la planificación y la gestión hidrológicas deberia ‘y concretamente en su 1apartat’ g ‘señala,’ Incluir en la Planificación los Impactos Derivados de la retención de sedimentos en los embalses y las soluciones para super Movilización, con el doble Objetivo de mantener la Capacidad de regulaciones de los Propios embalses y de restaurar el transporte de sedimentos en los sistemas Costeros para frenar la regresión de las playas y la subsidencia de los deltas «. Por todo ello, hay que incorporar a la planificación hidrológica, concretamente en 3º ciclo del Plan Hidrológico del Ebro y el Plan de Protección del Delta del Ebro las 7 propuestas de medidas que el pasado mes de marzo 7 organizaciones (Asociación Sedimentos, GEPEC-EdC, Picampall, Asociación Voluntarios Parque Natural Delta del Ebro, Ecologistas en Acción, Plataforma en Defensa del Ebro y la Asociación Movimiento Social Delta del Ebro) presentaron a ambos planes como alegaciones a la CHE y al MITECO respectivamente. Las 7 propuestas mencionadas son las que siguen: [1] Análisis de la situación de las presas y redacción de un proyecto de funcionamiento de los desagües de fondo de Riba-Roja y Mequinenza. [2] Redacción de un Plan de gestión integral de los sedimentos de la Cuenca del Ebro con pruebas piloto de traspaso de sedimentos a corto plazo de Ribarroja (vaciado y / o hidrosucció) y a medio plazo de Mequinenza (hidrosucció). [3] Redacción de dos proyectos piloto de transferencia controlada de sedimentos desde los embalses de Ribarroja y Mequinenza hasta la desembocadura del Ebro. Ejecución del de Riba-Roja el 2.023 y de Mequinenza en el próximo ciclo hidrológico. [4] Proyecto de revisión de las normas de gestión y explotación de las presas, con especial atención a la seguridad y la gestión de los sedimentos, cumplimientos de las normativas ambientales y en atención al impacto ambiental de las presas consideran la creciente subsidencia y regresión del Delta del Ebro y los efectos globales del cambio climático y la consecuente necesidad de liberar los sedimentos retenidos en los embalses. [5] Proyecto de monitoreo de los sedimentos que provienen del Segre-Cinca para controlar cantidad, tipología y calidad de los sedimentos que llegan a Ribarroja con el objetivo de mejorar los sistemas de bypass. Estudiar el tráfico de los sedimentos en el embalse de Flix en función de los diversos caudales. [6] Ejecución del proyecto piloto de transferencia controlada de sedimentos a través del embalse de Riba-Roja y monitorización del transporte y deposición en la desembocadura y arrozales del Delta del Ebro (1ª fase). [7] Ejecución de la puesta en funcionamiento de los desagües de fondo de las presas de Mequinenza y Ribarroja (para bien cumplir con su función de evacuación de aguas y sedimentos, conforme las disposiciones de seguridad aplicables).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.