El Ayuntamiento de Mequinenza desactiva el dispositivo especial por el paso de la borrasca Filomena

Las previsiones de bajas temperaturas, tras la copiosa nevada del pasado sábado 9 de enero, obligaron a prorrogarlo para evitar que se formaran placas de hielo esparciendo cerca de 20 toneladas de sal

El jueves 7 de enero el Ayuntamiento de Mequinenza activaba un dispositivo especial preventivo por el anunciado paso de la borrasca Filomena. En un primer momento se hizo acopio de sal, para hacer frente a posibles heladas, y se detallaron los medios humanos y técnicos disponibles, tanto de la Brigada Municipal como de empresas de la localidad, a los que se puso en alerta por si se cumplían las previsiones, para llevar a cabo las acciones necesarias paliar los efectos del temporal y asegurar, en la medida de lo posible, la movilidad en el núcleo urbano como primera prioridad, pensando especialmente en la accesibilidad ante un posible caso de emergencia.

Paralelamente se planificaron las actuaciones en función de las zonas más sensibles, ya sea por contar con servicios de primera necesidad como los sanitarios, educativos o de alimentación, centros de trabajo o bien por el riesgo que pudiera suponer circular en calles con pendientes pronunciadas, se esparció sal por todas las calles de la localidad a la espera de la llegada del temporal y de las anunciadas heladas y se alertó a la población. Finalmente la nieve llegó en las últimas horas del viernes 8 de enero y Mequinenza despertó el sábado cubierta de nieve con grosores de entre 15 y 20 centímetros en el núcleo urbano y que se multiplicaron hasta por cuatro en las zonas más altas.

Desde primera hora del 9 de enero se procedió a despejar las calles de nieve y a esparcir sal con el objetivo de evitar que se convirtiera en hielo con el consiguiente riesgo para la seguridad de personas y vehículos. Los trabajos se prolongaron durante los siguientes días ampliando el radio de aplicación del núcleo urbano a los accesos a fincas en las que residen vecinos de forma habitual, zonas concretas donde se había acumulado la nieve y facilitando el acceso a granjas.

Además de los trabajos de retirada de nieve, realizados con maquinaria pesada como por personal de la Brigada Municipal, se esparcieron cerca de 20 toneladas de sal, se retiraron troncos y ramas caídas por la acumulación de nieve en árboles y se facilitó sal a particulares y empresas que lo solicitaron para colaborar en el dispositivo con sus medios. Una semana después del paso de la borrasca la situación estaba totalmente normalizada aunque se decidió mantener el dispositivo por si fuera necesario actuar en zonas más alejadas del núcleo urbano, especialmente en fincas.

Desde el Ayuntamiento de Mequinenza se quiere agradecer el trabajo desarrollado por personas, empresas, entidades e instituciones y la comprensión de los vecinos de la localidad para hacer frente a esta situación extraordinaria producida por una copiosa nevada que nos dejó imágenes inolvidables y apenas incidentes gracias a la implicación de todos estos colectivos. Un episodio de estas características que no se producía desde el 28 de diciembre de 1970, hace 50 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.