Mequinenza recuerda a Ricardo Leszek, el que fuera su párroco durante año y medio

El sacerdote, de 52 años de edad,  fallecía en Polonia en la localidad de Słopnice a finales del año pasado a causa de un cáncer

La Parroquia de Mequinenza recordaba a Leszek Ryszard Pach, el que ha sido su párroco desde junio de 2017, con la celebración de una misa funeral, cantada por el Coro de Mequinenza y a la que acudieron numerosos feligreses. Fue oficiada por Manuel Ureña, Arzobispo Emérito del Arzobispado de Zaragoza, que estuvo acompañado de 12 sacerdotes provenientes de las parroquias de Quinto, Sástago, Torrente de Cinca o Fuentes y varios sacerdotes de origen polaco, compatriotas de Leszek, que desarrollan su ministerio en la diócesis zaragozana.

El sacerdote, de 52 años de edad, fallecía el pasado 30 de diciembre a causa de un cáncer en la localidad polaca de Słopnice, donde fue enterrado y donde reside su familia. A finales de noviembre se despidió de sus feligreses, antes de partir de regreso a su Polonia natal, que le recuerdan por su permanente sonrisa y su sentido del humor. Dos cualidades de Ureña destacó al inicio de la misa a la vez que expresaba su gratitud a Leszek “que ha pasado por nuestras vidas dejando una huella de un sacerdote entregado, lleno de esperanza y optimismo hasta el final de sus días” y a todas las personas que se habían reunido en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción para despedirlo.

José Gracia, párroco de Pina de Ebro y Quinto, que asistió al funeral del párroco, recordó la amistad que les unía y que en su localidad natal lo consideraban más misionero que párroco de ahí “la generosidad de quien hace de su vida una entrega total al servicio de la Iglesia del Evangelio y de los hombres”. Palabras de reconocimiento y el cariño desde la Parroquia de Mequinenza en la voz de Ana Mari Oliver que aseguraba “no sé cómo lo hizo, pero se metió en el corazón de todos”. Destacaba su cercanía y su sonrisa, “que daba pie a mantener cualquier conversación con él”, y afirmaba que, además de párroco, “ha sido un amigo con mayúsculas al que nunca olvidaremos”.

Leszek, devoto de la Virgen María, nació en la localidad de Mszana Dolna a media hora de Słopnice donde reside su familia, en el sur de Polonia, el 22 de octubre de 1966 y fue ordenado sacerdote en Tarnów el 30 de mayo de 1992. En el año 2000 estuvo en Zaragoza como vicario parroquial de la parroquia de San Juan de Ávila y Santa Teresa perfeccionando su español para trasladarse, ese mismo año, a Hispanoamérica como misionero, donde desarrolló su labor pastoral hasta 2008 cuando regresó a España. Entonces fue nombrado párroco de Escatrón, Cinco Villas y Sástago. El 30 de junio de 2017 se le encomendaron las parroquias de Mequinenza y Fayón relevando a Piotr Jupowicz, también de origen polaco. El que ha sido su último destino.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.