El corto noruego “Fyrvaktaren”, el vasco “Artiko”, el checo “The kite” y el aragonés “Souvenir” galardonados en el V Festival Internacional de Cine de Mequinenza

En la ceremonia de clausura, marcada por las medidas de seguridad frente a la covid-19, se desveló el premio del público “Antonio Blas” que recayó en “Hivern” del nonaspino Santiago Ráfales

El Festival Internacional de Cine de Mequinenza (MIFF) cerró su edición más minimalista, por la pandemia de la covid-19, con el récord de participación en sus cinco ediciones y con un público fiel que acudió a las diferentes sesiones programadas en la Sala Goya a pesar de las restricciones de aforo de acceso. A pesar de la situación las 27 propuestas seleccionadas, 21 de ellas a concurso, no defraudaron y pusieron a prueba al jurado y también al público que a través con sus votos eligen al ganador del premio del público “Antonio Blas”.

El cortometraje noruego “Fyrvaktaren” de Olé-Andé Ronneberg, la historia de un farero que recibe una inesperada visita de las profundidades del mar que acaba cambiando su rutinaria vida,  se llevó el premio a mejor ficción. A juicio del jurado por “lo arriesgado de la propuesta y por la narrativa visual utilizada con un punto surrealista”. El premio al mejor documental recayó en la producción vasca “Artiko” de Josu Venero y Jesús Mari Lazkano en el que se une un viaje al Polo Norte y la pintura y el dibujo, “una propuesta con una espectacular estética que une poesía, paisaje y arte en un mismo cortometraje”.

En cuanto a la categoría de animación, la que más peso tenía en esta edición del MIFF, el premio al mejor cortometraje ha recaído en “The kite” del checo Martin Smatana, “por la gran carga simbólica y emocional de la narración”, que trata la vida y la muerte a través de la relación de un niño y su abuelo. Otra propuesta de animación, “Souvenir”, de las zaragozanas Cristina Vilches y Paloma Canonica, se llevó el premio a mejor cortometraje aragonés. Una producción “con gran expresividad y con un gran uso de los recursos narrativos” que tiene como protagonistas a un padre, su hija y sus recuerdos. Por último “Hivern” del nonaspino Santiago Ráfales, que narra una situación muy cercana que cada vez más habitual en el mundo rural debido a la despoblación, se llevó el premio del público “Antonio Blas”.

En la ceremonia de entrega de premios participaron, además de algunos de los premiados, Elisa Cabistany, en representación de los miembros del jurado, Javier Rodes, director del Festival, Darío Vidallet, concejal de cultura, y Magda Godia, alcaldesa de Mequinenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.