Los alumnos de la Escuela Municipal Infantil “La Ruella” de Mequinenza vuelven a las aulas

El centro reabre sus puertas con el horario habitual, con grupos estables de convivencia y con un estricto protocolo de higiene y seguridad en un curso marcado por la pandemia de la covid-19

Los 34 alumnos matriculados este atípico curso escolar en la Escuela Municipal Infantil “La Ruella” se reincorporan a las aulas tras 6 meses sin acudir al centro educativo, desde mitad el mes de marzo por la declaración del Estado de Alarma por la pandemia de la covid-19. El centro mantiene su horario habitual, de 8 a 14 horas, el servicio de comida asistida con 16 inscritos y la asistencia de tarde, de 14 a 18 horas, del que se beneficiarán 4 pequeños. La incorporación se llevará a cabo teniendo en cuenta, como es habitual, los periodos de adaptación de los pequeños.

La Escuela aplicará un estricto protocolo de higiene y seguridad que se aplicará antes, durante y después de la jornada educativa para lo que el Ayuntamiento de Mequinenza ha reforzado el servicio de limpieza para hacer frente a esta situación excepcional que obligará a modificar algunas de las actividades educativas que se desarrollan durante el curso. Los alumnos se repartirán en 3 grupos estables de convivencia para evitar la propagación de contagios si se produjeran, se ha dotado cada aula con los elementos necesarios de manera que no tengan que compartirse entre grupos, se ha fijado normas de acceso y circulación dentro del centro escolar y el uso del patio de recreo se realizará de forma escalonada.

Estas son algunas de las medidas que se aplicarán durante todo el curso junto con  la ventilación y desinfección y las medidas protección de los alumnos y del personal, que dispone de un detallado Plan de Contingencia en virtud del cual se han realizado las correspondientes pruebas PCR. Una situación que provocará un necesario cambio de hábitos de alumnos, educadores y padres a los que desde la concejalía de educación del Ayuntamiento de Mequinenza se pide prudencia y responsabilidad para que el centro sea durante el todo el curso un espacio seguro facilitando la conciliación de la vida laboral y familiar.

Paralelamente, y aprovechando el cierre del centro en la parte final del curso pasado, se aprovechó para pintar, realizar una desinfección y limpieza a fondo de la instalación, se procedió a la sustitución de elementos que los pequeños utilizan en sus juegos y se equipará cada una de las aulas con equipo informático y proyector para facilitar el desarrollo de las actividades previstas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.