Miguel Calvo repasa 150 años de explotación del carbón en la cuenca minera de Mequinenza en la presentación de ‘Lo que el Ebro se llevó’


La sala de audiovisuales del Museo de la Historia, a pocos metros del Museo de la Mina, ha sido el lugar escogido en un acto en el que ha reivindicado la protección del patrimonio industrial

“Lo que el Ebro se llevó. Minas, trenes y barcos en la cuenca carbonífera de Mequinenza” se presentaba oficialmente en los Museos de Mequinenza en un acto en el que participaba su autor, Miguel Calvo. Un doctor en Ciencias Químicas del departamento de producción animal y ciencia de los alimentos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza apasionado por la mineralogía topográfica y en la historia de las minas.

En su presentación destacaba la importancia de la situación estratégica de Mequinenza por la confluencia de los ríos Segre y Ebro que permitieron el transporte del carbón y lo que supuso la llegada del ferrocarril a Fayón junto con la repercusión de los conflictos bélicos en Europa que incrementaron exponencialmente la producción del carbón para suministrar a fábricas en Barcelona, algunas de las cuales decidieron invertir en las empresas que se dedicaban a la extracción.

Calvo ilustraba la presentación con numeroso material audiovisual en forma de fotografías para ilustrar la evolución de la explotación del carbón durante 150 años y que se vio afectada por la construcción de la presa de Riba-roja. También aprovechaba la ocasión, en una animado debate con el público asistentes a la presentación, para reivindicar la protección del patrimonio industrial relacionado con la minería que todavía se conserva en emplazamiento como la conocida Mina Pilar en Mequinenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.