Miguel Calvo presenta en los Museos de Mequinenza ‘Lo que el Ebro se llevó’, un viaje al pasado industrial de la localidad y de la explotación del carbón


El libro repasa las técnicas, las obras y los modos de vida que marcaron la cuenca minera mequinenzana durante siglo y medio, hasta la construcción del embalse de Ribaroja

La sala de audiovisuales del Museo de la Historia de Mequinenza acogerá el sábado 23 de febrero a las 5 de la tarde la presentación del libro “Lo que el Ebro se llevó. Minas, trenes y barcos en la cuenca carbonífera de Mequinenza” en un acto en el que participará su autor, Miguel Calvo Rebollar. Previamente, a las 4 de la tarde, se llevará a cabo una visita guiada al Museo de la Mina.

Calvo es catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza y un apasionado en mineralogía topográfica y en la historia de las minas. Es el autor de “Minerales y Minas de España” que consta de nueve volúmenes y más de 5.000 páginas en el que se recopilan yacimientos en más de 10.000 localidades españolas de los que se extraen más de 1.230 minerales distintos.

El libro resume 150 años de explotación del carbón en la cuenca de Mequinenza, entre las últimas décadas del siglo XIX y en la primera mitad del XX, en las localidades de Almatret, Fayón, La Granja d’Escarp, Serós y Mequinenza. Una que se vio afectada por la puesta en marcha en 1967 del embalse de Ribaroja y que se llevó por delante pueblos, dos puentes ferroviarios, una estación, todos los embarcaderos y muelles de descarga de carbón y la forma de vida asociada con ellos, el transporte fluvial.

El autor repasa en el libro, entre otras cuestiones, la navegación en el río Ebro, el ferrocarril de Madrid a Barcelona, la minería del lignito, el trabajo minero, los trenes mineros y el transporte fluvial, el conocido como “Camí de Sirga”. El texto se acompaña de numeroso material gráfico en forma de fotografías, documentos y planos de las viejas infraestructuras, algunas de las cuales todavía se conservan, que permitían, de una forma única, la extracción y el transporte del lignito

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.