Mequinenza, Torrente y Fraga piden que se restituya el transporte público entre las tres localidades

El transporte público se recortó en abril, y proponen la elaboración de un Plan Comarcal de Movilidad que racionalice el servicio.

Responsables municipales de las tres localidades piden al Gobierno de Aragón y al Ministerio de Fomento una solución a la vez que plantean que se mejore la problemática de la conectividad con Zaragoza, Barbastro, Huesca, Lleida y el resto de localidades del Bajo Cinca

A principios del pasado mes de abril la línea de autobús que une Mequinenza y Lleida, pasando por Torrente de Cinca, Fraga y Alcarrás, sufrió modificaciones que afectan a los usuarios aragoneses. En concreto se trata de la eliminación del servicio de transporte de pasajeros en horario de 15.30 con salida de Mequinenza a Lleida en el que los usuarios no pueden utilizar las paradas de Torrente de Cinca y Fraga, sucediendo la mismo en el trayecto de regreso con salida de Lleida a las 19.30 horas que no permite enlazar Fraga, Torrente y Mequinenza.

Una modificación que no afecta al trayecto, que no se comunicó a los ayuntamientos, y que ha dejado atónitos a los usuarios de la línea ya que acuden a la parada del autobús, como hacían habitualmente, y el conductor les dice que no puede venderles billete para bajarse en alguno de los municipios aragoneses de la línea. Una situación que afecta a “colectivos vulnerables y con menos recursos”, apuntaba Magda Godia la alcaldesa de Mequinenza, y que “ha provocado quejas de los usuarios”. Además lamentaba el hecho que, en transporte público, “nos resulta más fácil desplazarnos hacía Catalunya que por Aragón”.

A finales del pasado mes de junio, y tras varias solicitudes, los tres alcaldes se reunieron con el director general de movilidad e infraestructuras del Gobierno de Aragón que les trasladó que se trataba de una línea que dependía directamente del Ministerio de Fomento, al transcurrir su recorrido por dos comunidades autónomas, por lo que la solución la debía aportar Madrid “que no estaba mucho por la labor”, afirmaba Evaristo Cabistañ el alcalde de Torrente de Cinca y Presidente de la Comarca del Bajo Cinca, que pedía a la administración central y a la autonómica, que en virtud al convenio que tienen firmado, “se coordinen para solucionar este problema” que se complica por las competencias y que es una “incongruencia total desde el punto de vista de los usuarios”.

Ricardo Alcañíz, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Fraga y alcalde en funciones, lamentaba que con decisiones como la tomada respecto a la línea “no se ayuda a vertebrar el territorio ni a fijar población”. Todos los responsables políticos coincidieron en solicitar la “restitución total del servicio a tal y como se veía haciendo desde antes del mes de abril” y en advertir en la necesidad de racionalizar el transporte público en la Comarca del Bajo Cinca para que no se repitan situaciones como la denunciada. Además hacían referencia a la necesidad de elaborar un Plan de Movilidad Comarcal, de cuya elaboración se encargará la Comarca del Bajo Cinca, para estudiar mejoras a proponer en el transporte público entre los municipios bajociqueños y destinos como Huesca, Barbastro, Zaragoza y Lleida principalmente para facilitar el acceso a servicios sanitarios.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.