Las Cortes de Aragón rechazan concertar servicios para la atención médica en el medio rural

Una iniciativa del PAR y del PP decae al votar en contra PSOE, Podemos e IU, y abstenerse Cs
Berta Zapater durante la defensa de la iniciativa en la Comisión de Sanidad. Cortes de Aragón
Berta Zapater durante la defensa de la iniciativa en la Comisión de Sanidad. Cortes de Aragón

Las Cortes de Aragón rechazaron una iniciativa planteada por el PAR y el PP para que la atención primaria que no se pueda atender en el medio rural por falta de médicos, se cubra de manera provisional mediante conciertos con entidades privadas hasta que el Ejecutivo aragonés adopte medidas para resolver la situación. La iniciativa solo consiguió el respaldo del PAR y el PP, mientras que el PSOE, Podemos e IU votaron en contra y Ciudadanos se abstuvo.

Las proposiciones no de ley presentadas por aragonesistas y populares se votaron en la Comisión de Sanidad celebrada ayer tras un debate conjunto, después de que el PAR presentara esta iniciativa en octubre del año pasado a raíz de los problemas de asistencia sanitaria que surgieron en varios municipios turolenses, y el PP lo hiciera a finales del ejercicio asumiendo una iniciativa ciudadana del Ayuntamiento de Peracense y de la asamblea vecinal del concejo abierto de Cañada Vellida.

El texto de ambos documentos era similar y fue la diputada del PAR por Teruel Berta Zapater la que hizo una defensa de la parte dispositiva, dividida en dos puntos. Por un lado que las Cortes instaran al Gobierno de Aragón a “cubrir de manera inmediata la falta de médicos en todas aquellas localidades de Aragón que han visto reducida la atención médica desde que entró el actual gobierno PSOE-CHA”.

En el segundo punto se pedía que “para aquellos casos en los que no se pueda cubrir con el personal del Salud, de manera provisional y hasta que el Gobierno de Aragón adopte las medidas necesarias para resolver la situación (puesta en marcha de incentivos médicos, lista única…) se concertará el servicio de atención médica con entidades privadas que puedan atender el servicio en las localidades con falta de médicos”.

La propuesta no gustó a los grupos que apoyan al Gobierno de Aragón por entender que suponía abrir una vía a la privatización, si bien tanto desde Podemos como desde IU -CHA no forma parte de la Comisión de Sanidad- se urgió también a que el Ejecutivo adopte las medidas necesarias para garantizar la atención primaria en el medio rural.

Ciudadanos se mostró partidario de una planificación más a medio y largo plazo, en lugar de dar soluciones a corto plazo, y se abstuvo por ese motivo. Tanto el PAR como el PP insistieron en que era una solución  hasta que el Gobierno de Aragón adoptase las medidas necesarias para resolver la situación, al ser mejor eso que dejar sin atención a los pueblos, pero la iniciativa decayó al contar solo con los seis votos a favor de estos dos grupos parlamentarios. PSOE, Podemos e IU votaron en contra, sumando 8 votos, mientras que el único diputado de Cs se abstuvo, con lo cual la iniciativa fue rechazada.

Berta Zapater ligó la prestación de servicios básicos como la sanidad y la educación a la lucha contra la despoblación.”El medio rural agoniza y los servicios que se prestan en la Comunidad son la base fundamental para que los vecinos decidan quedarse o no”, dijo la parlamentaria del PAR.

En este sentido, argumentó que “la excusa de que no hay médicos no nos sirve y queremos que el servivio se dé”. De ahí la iniciativa para que mientras el Ejecutivo aragonés no adopte las medidas necesarias para subsanar los problemas por la falta de profesionales que hay en los pueblos, “de manera provisional se concierte el servicio de atención médica con entidades privadas”.

En la misma línea se expresó la diputada del PP Carmen Susín, quien lamentó que tengan que ser los propios profesionales quienes asuman las carencias sin librar guardias o vacaciones “por falta de planificación”.

Problema real

Susín indicó que “si hay un problema real de falta de sanitarios habrá que asumirlo desde la sanidad privada a través de conciertos o de colaboración público-privada, o de externalizaciones o de la palabra que ustedes les guste usar, pero lo que hay que hacer es garantizar la atención sanitaria de los ciudadanos del medio rural”.

La diputada del PSOE Olvido Moratinos rechazó que el Gobierno de Aragón no hubiera hecho nada por la atención médica en el medio rural, y aunque reconoció que la problemática es “difícil”, aseguró que se han tomado iniciativas para garantizar la cobertura.

Un problema, aclaró, que no viene de ahora, dijo Moratinos, quien aseguró que el Ejecutivo actual “no ha reducido la atención médica en ninguna localidad, cosa que es totalmente contrapuesta” a lo que pasó durante la anterior legislatura cuando gobernaba el PP con el PAR.

Por el contrario, incidió en que con los populares el gasto sanitario descendió un 25% por persona, y que el mismo se redujo  por la falta de contratación de profesionales, la amortización de plantillas y el cierre de atenciones de urgencias por las tardes y los fines de semana. “Esto sí era faltar a la atención sanitaria”, comentó Moratinos, quien aseguró que en la anterior legislatura se amortizaron 46 plazas en atención primaria.

Por el contrario, en el primer año del gobierno PSOE-CHA, la diputada socialista aseguró que se crearon veinte plazas, cubriendo así casi la mitad de lo amortizado en la legislatura anterior.

Moratinos reconoció que hubo problemas “puntuales” en Valderrobres y Mas de las Matas, pero que a día de hoy están solucionados. Admitió que esos problemas se pueden dar en el medio rural, no solo en Teruel, pero siempre con un “carácter excepcional y por eventualidades imposibles de prever” como bajas, permisos o reducción de horas, entre otros motivos. “En cualquier caso, la atención sanitaria está siempre garantizada”, dijo.

Rechazó por tanto que no se hubiese hecho nada porque se han adoptado medidas como la bolsa única, los llamamientos centralizados, el concurso de traslados, la oferta de empleo de enero o el nuevo baremo de méritos para las bolsas de interinidades.

En cuanto a la propuesta de no cubrir la sanidad rural con medios propios sino con privados, Moratinos aseguró que le parecía “absolutamente grotesca”, porque de lo que se está hablando es de una “sanidad universal y gratuita”. “Querer hablar de privatizar me parece surrealista”, concluyó la diputada socialista.

La parlamentaria de Podemos Itxaso Cabrera criticó que la apuesta de PP y PAR era la misma que hicieron en la pasada legislatura por “la privatización sin ningún tipo de puerta de salida y de segundas opciones”, cuando este grupo parlamentario defiende la sanidad pública aragonesa.

Cabrera consideró que iniciativas así no ayudaban ni al medio rural ni a un Gobierno que le costaba gestionar. Puso como ejemplo las iniciativas propuestas por la formación morada para la mejora sanitaria, sobre todo las partidas que consiguieron incorporar a los Presupuestos de Aragón.

La parlamentaria de Podemos apostó por modelos que garanticen la sanidad pública y consideró que su grupo “lo más responsable que puede hacer es no dar carta libre a iniciativas como esta”.

Susana Gaspar, de Ciudadanos, justificó la abstención de su grupo porque a su juicio la sanidad aragonesa necesita soluciones globales a corto y medio plazo y no “parches”, porque con soluciones a corto plazo no se va a ningún sitio, instando por ello al Ejecutivo a que tome “decisiones de una manera valiente y no tire la toalla como parece ser que ha hecho ya al final de la legislatura”.

Patricia Luquin (IU) dijo que la propuesta llevada a comisión abría “un debate peligroso” porque no puede cuestionarse la sanidad pública y gratuita.

La oposición considera que la falta de soluciones es una “irresponsabilidad”

La oposición en las Cortes de Aragón que representan PP y PAR criticaron lo que calificaron de “irresponsabilidad” por parte del Ejecutivo aragonés al no dar soluciones a los problemas del medio rural sino agravarlos.

Carmen Susín (PP) pidió “menos demagogia e irresponsabilidad y más soluciones para el medio rural”, puesto que a  su juicio “lo peligroso es no prestar la asistencia sanitaria”.

La parlamentaria popular corrigió algunos datos facilitados por la diputada del PSOE y aclaró que en 2015, cuando dejó el gobierno el PP, “había 187 personas más en plantilla en el Servicio Aragonés de Salud” y más de 300 contratados.

Susín recordó que la izquierda ha incrementado en 40 millones las contrataciones con la sanidad privada y en términos similares se expresó la diputada del PAR Berta Zapater, que se cuestionó si de eso “solo pueden beneficiarse los grandes hospitales”. Zapater calificó de “cínica” la postura de los grupos que se habían opuesto.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.