El Congreso aprueba la Ley del PP que permite cazar y pescar especies exóticas invasoras

Una reforma legal abre la puerta a cazar y pescar especies invasoras.Los ecologistas acusan al PP de “proteger las especies invasoras” y estudian pedir que el Supremo recurra la modificación legislativa ante el Tribunal Constitucional

  

España suavizará el combate contra determinadas especies inva­soras exóticas que deberían ser eliminadas. La comisión de Agricultura y Medio Ambiente del Congreso aprobó diversas modificaciones de la ley de Patrimonio Natural que abren la puerta a que ciertas especies exóticas invasoras, que hasta ahora debían ser erradicadas, puedan ser objeto de aprovechamiento (cazadas o pescadas, soltadas o fomentadas). El acuerdo fue posible con el apoyo de PP, Cs, PNV y PDECat. El cambio legal ha irritado a las grandes organizaciones ecologistas.Esta es la única ley ambiental que no pudo modificar el PP en su anterior mandato. La reforma contó con la negativa del grupo parlamentario Unidos Podemos, PSOE, ERC y Compromís,

La suavización de la actual legislación se concreta a través de una figura legal nueva: la especie exótica invasora naturalizada, con la que se alude a los ejemplares que fueron introducidos sin una prohibición previa expresa, en los que no está demostrado que causen perjuicios ecológicos y que tienen un interés económico.

Esta suavización de la normativa busca asumir una cierta realidad social: el hecho de que algunas de estas especies están siendo utilizadas (se pescan, se cazan o se sueltan) e, incluso, forman parte del modo de vida de algunos territorios.

El plan perseguía zanjar el “contratiempo” ocasionado por el fallo del Tribunal Supremo que ordenó (2016) la inclusión en el catálogo estatal de especies invasoras de ejemplares como la trucha arcoíris, la carpa común, el cangrejo rojo o el arruí (muflón que habita en las sierras de Murcia), entre otras.

Resolver un fallo

Este fallo judicial provocó la reacción de la Federación Española de Pesca así como de empresas explotadoras del cangrejo rojo americano, que invocaron los perjuicios económicos que ocasionarían los planes para erradicar estas especies.

El cambio legal pone las bases para revertir los efectos del fallo del Supremo, pero tiene menos alcance del que querrían estos sectores.

“Nuestras enmiendas, propias y pactadas, han rebajado las expectativas del PP”, valoró Gonzalo Palacín (PSOE). El cambio da luz verde a la futura exclusión de algunos animales del catálogo de especies invasoras y a que se puedan eliminar algunas de las prohibiciones actuales (transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o de sus restos, incluyendo el comercio exterior…). Pero es inconcreto. Un comité estatal se encargará de actualizar el catálogo de especies invasoras.

El diputado Toni Postius (PDECat) justificó el voto diciendo que el PP aceptó su enmienda, que otorga plenas competencias a las comunidades autónomas para establecer su catálogo de especies invasoras.

El texto presentado por el PP buscaba permitir la caza y la pesca de ciertas especies invasoras en áreas ocupadas antes del 2007. Sin embargo, un fallo en la votación de enmiendas del PDECat y PNV, permitió la aprobación de una enmienda de Unidos Podemos para eliminar ese importante apartado. Toni Postius replicó que este asunto “se subsanará en el Senado”.

Juantxo López de Uralde (Podemos) criticó que el cambio legal persigue lograr que, “por motivos económicos, se pueda descatalogar una especie invasora”.

Protesta ecologista

Los grupos ecologistas tachan el acuerdo de PP, Cs, PDECat y PNV de “contrarreforma de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad”, pues se sitùa contra del criterio de los científicos y técnicos de conservación.

Las organizaciones ecologistas WWF, Ríos con Vida, SEO/BirdLife, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra denuncian “este paso atrás en la conservación de la naturaleza, y recuerdan que desatender el problema de las especies exóticas invasoras -la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo- impactará sobre el bolsillo del contribuyente”.

Se calcula que estas especies generan unos costes en torno a los 12.000 millones de euros anuales en la Unión Europea. Las organizaciones muestran su sorpresa ante esta “insólita” unión en un contexto político como el actual.

“Los diputados han ignorado el consenso científico en la materia, el de 17 sociedad científicas y 600 investigadores que se han expresado en contra de la reforma y a los técnicos de conservación”, pese a que han comparecido en sede parlamentaria.

Saltarse la sentencia

“La coalición PP, PNV, Cs y PDECat ha elegido la opción de supeditar la riqueza natural a intereses lúdicos y económicos de unos pocos, presumiblemente ante la proximidad de las elecciones autonómicas y locales”, añade estas organizaciones, que ven “extremadamente grave que se haya tramitado una reforma de la ley para saltarse una sentencia del Supremo que anteponía la conservación del Patrimonio Natural común de todos los españoles a intereses particulares de los aficionados a la pesca y a la caza”.

Las oenegés valoran que, de aprobarse definitivamente esta modificación, estudiarán solicitar al Supremo que eleve esta situación al Tribunal Constitucional. Las organizaciones resaltan que el procedimiento que ha propiciado esta reforma no ha permitido la participación social, lo que podría vulnerar el Convenido de Aarhus, tratado internacional firmado por España en el marco de la ONU.Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción, juzgó los cambios como un “retroceso” legal, por la potencial utilización de las especies invasoras en la caza o la pesca, y por la ausencia total de planes para eliminarlas.

Proteger las especies invasoras

“La reforma legislativa se ha hecho para evitar el acatamiento de una sentencia del Tribunal Supremo”, explica Pedro Brufao, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Extremadura.

“Lo que se ha hecho es eludir sin base científica la aplicación de una sentencia. ¿Para qué queremos entonces los jueces?”, se interroga Brufao. “Me parece algo inconstitucional. Los cambios introducidos no protegen la biodiversidad, sino las especies invasoras”, abunda.

La opinión de Equo

“La reforma de esta ley responde a la presión de intereses económicos concretos, tal como ha ocurrido con la modificación de las leyes de Costas, Montes, Impacto Ambiental y Parques Nacionales. Con las modificaciones a la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, podría culminar el desmontaje de la legislación ambiental española por parte del PP”, señala Equo.

“Cualquier interés económico, por pequeño y marginal que este sea, tiene para el PP prioridad sobre el interés común que supone la preservación de nuestro medio ambiente. Una vez más el medio ambiente sale perdiendo a causa de una decisión política del PP”, ha declarado el diputado uantxo López de Uralde.

“Con esta iniciativa, el Partido Popular, junto a PNV, C’s y PDeCAT, tratan de proteger los intereses de ciertos sectores, en especial de la pesca y la caza, aunque el coste de su iniciativa se lleve por delante el interés común de la protección ambiental y del ecosistema”, añade este partido en un comunicado

 

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*