Mequinenza sale a la calle en un reivindicativo Día Internacional de la Mujer

Centenares de personas se han concentrado en la Plaza del Ayuntamiento donde se ha leído un manifiesto antes de realizar una marcha por las calles de la localidad en apoyo a los paros convocados

Más de 250 personas se han concentrado esta mañana en la Plaza del Ayuntamiento de Mequinenza bajo una pancarta lila en la que podía leerse “8 de marzo” y que se ha convertido en la cabeza de la marcha que ha recorrido las calles de la localidad en el Día Internacional de la Mujer. Una convocatoria de la Asociación de la Mujer Mequinenzana en la que han participado diversos responsables municipales entre los que se encontraba la alcaldesa de Mequinenza, Magda Godia.

Begoña Navarro, presidenta de la Asociación “La Dona”, ha recalcado que “hoy es el día de todas las mujeres trabajadoras tanto de las que lo hacemos en casa o fuera” y se ha referido a la conmemoración “que no tendría que celebrarse porque eso significaría que hemos alcanzado la igualdad”. Pedía compromiso a los gobernantes con el colectivo para, entre otras cosas, “acabar con la brecha laboral” y recordaba a mujeres como Frida Khalo, Clara Campoamor o Marie Curie “que han destacado por lo que han hecho”. Se refería en especial a madres, tías, hijas, abuelas y hermanas del medio rural “que durante toda la vida han tenido el coraje de luchar y seguir adelante a pesar de los contratiempos de la vida”.

Montse Gimeno, concejal de atención ciudadana, bienestar social y sanidad, antes de iniciar la lectura del manifiesto agradecía la participación de los vecinos de la localidad y les ha animado a seguir trabajando “por la igualdad”. El documento, que se ha entregado a los asistentes junto con un pañuelo lila y acompañado de una ilustración del escritor de Mequinenza Jesús Moncada en la que podía leerse “Sovint em pregunto: Què faríem sense elles?”, reivindica el papel de la mujer rural y denuncia la “precariedad laboral, la temporalidad, la incertidumbre y la discriminación salarial” así como “el acoso y la violencia de género”.

Reclama poner el valor “el trabajo doméstico y de cuidados que hacemos las mujeres que es imprescindible para el sostenimiento de la vida” y percibir “las pensiones que nos hemos ganado. No más pensiones de miseria que nos obligan a sufrir pobreza en la vejez” a la vez que se solicita “la cotitularidad de las pensiones” y que se compute el tiempo “dedicado a tareas de cuidado o al campo” en su cálculo. El manifiesto concluye exigiendo “igualdad de derechos y condiciones de vida y la aceptación de nuestra diversidad”.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.