El Alcalde de Fraga se someterá a una cuestión de confianza

Foto: Digital Fraga Tv

El alcalde de Fraga, Miguel Luis Lapeña, se someterá a una cuestión de confianza en una sesión extraordinaria del pleno municipal que podría celebrarse la próxima semana. Así lo anunció ayer el alcalde fragatino en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por los concejales del equipo de gobierno socialista. Según explicó Lapeña han tomado esta decisión ante la situación de bloqueo que se da en el Ayuntamiento tras no aprobarse los presupuestos de este año. De hecho, la cuestión de confianza irá ligada a la aprobación de estos presupuestos que la oposición rechazó en el pleno del pasado mes de diciembre. Si el alcalde supera la cuestión de confianza se entenderán aprobados los presupuestos, según el proyecto que presentó el equipo de gobierno. Si no prospera, la legislación establece que los grupos de la oposición tendrán un mes de plazo para presentar una moción de censura y un candidato a la alcaldía. Si no se presenta esa moción, los presupuestos se aprobarían también y Miguel Luis Lapeña continuaría como alcalde. Hay que recordar que el Ayuntamiento de Fraga cuenta con 17 concejales: 7 del Partido Socialista, 6 del Partido Popular y un concejal de Ciudadanos, Compromís por Fraga, Aragón Sí Puede y Partido Aragonés.

En su comparecencia, Miguel Luis Lapeña, aseguró que se ve obligado a tomar esta decisión, porque Fraga necesita estabilidad en el Ayuntamiento y necesita presupuestos para seguir avanzando en proyectos de modernidad, mejora de servicios y de generación de riqueza y de empleo. Afirmó que el desarrollo de la Plataforma Logística de Fraga, de los nuevos regadíos del Sifón de Cardiel y de Les Puntes, requieren de esa estabilidad. Lapeña destacó como proyectos prioritarios para este año las rehabilitaciones de tres edificios: el antiguo colegio San José de Calasanz, el antiguo Bar Restaurante Flavia y el salón del CEICU. Explicó que en el San José de Calasanz se habilitaría un espacio educativo, para la UNED senior, entre otras posibilidades. El Ceicu completaría el Institut Musical y sería una sala cultural en pleno casco histórico. Y el bar Flavia requiere un acondicionamiento y la intención sería disponer de un centro cultural y juvenil.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.