“Espills trencats”, los recuerdos de Mario Sasot que le han valido el Premi Guillem Nicolau 2017 de creación literaria en catalán

El escritor de Zaidín presentó su obra en la Biblioteca Pública Municipal de Mequinenza en un acto que sirvió para reivindicar el catalán de Aragón y para dignificar y dar prestigio a las lenguas minoritarias de la Comunidad

El escritor de Zaidín Mario Sasot presentaba en la Biblioteca Pública Municipal de Mequinenza su novela “Espills trencats” que ha recibido el Premi Guillem Nicolau de creación literaria en catalán que junto al Premio Arnal Cavero de creación literaria en aragonés otorga el Gobierno de Aragón. Dos galardones que se quedaron sin dotación presupuestaria la legislatura pasada pero que han vuelto a tenerla esta, no sin alguna que otra dificultad.

Una presentación que se incluía en los actos de celebración del Día de la Lengua Materna 2018, que se prolongarán hasta el mes de abril en diferentes puntos de la geografía aragonesa, y con la que se conmemoraba el 34 aniversario de la Declaración de Mequinenza, que sentaba las bases de la enseñanza del catalán en Aragón y en la que se rechazaba la denominación de “chapurriau”.

En su intervención Sasot explicaba que se trata de un relato autobiográfico contado en tercera persona en la que ha querido volver a las raíces y recuperar unos hechos y unos tiempos de infancia y de juventud fácilmente reconocibles por las personas que asistieron al acto, “especialmente de las de más edad”. El autor se ha centrado en la España rural y franquista de los años 50 y en cuestiones como la migración del campo las grandes ciudades, la represión policial, las luchas universitarias o la emigración, “recordar es volver a vivir”.

“Fragmentos de vida” sobre los que reflexiona, dice, “con ojos de adulto, con objetividad distante, serena y nostálgica” y en los que intenta entender “como impactó en aquel pequeño” el cambio de lugar, de lengua, de colegio, en definitiva “el salto de una vida rural a una urbana”. Referencias a Mequinenza con el recuerdo de dos tíos que se trasladaron a la localidad para trabajar en la extracción del lignito por diferentes cuestiones y al escritor Jesús Moncada, con el que compartió amistad desde que se conocieran en Zaragoza.

En el acto Magda Godia, alcaldesa de Mequinenza, mostró su satisfacción por el hecho de que el premio haya recaído en “un escritor del Bajo Cinca buen amigo de Mequinenza” y se refería a los “avances y tropiezos” en la dignificación del catalán en Aragón en las últimas décadas. Recordaba que el próximo año se celebrará el 35 aniversario de la Declaración de Mequinenza una fecha, afirmaba, “redondo para conmemorar ese momento histórico para nuestra lengua y darnos ánimos para seguir trabajando porque todavía nos queda mucho por hacer”.

Ignacio López Susín, director general de política lingüística del Gobierno de Aragón, felicitó al premiado y destacaba el hecho de que la novela “refleja la manera de hablar de Saidí”. Se refiría al cambio de sensibilidad del ejecutivo autonómico en materia de lenguas minoritarias en Aragón esta legislatura “devolviéndoles su nombre alejándolos de esos acrónimos que no voy a repetir y devolviéndoles la dignidad”. Un trabajo que se ha llevado a cabo poco a poco, “destruir es sencillo, construir es mucho más complejo, de hecho devolver estos premios de narrativa a donde estaban antes de ser suprimidos nos ha costado dos años”.

A este respecto Chusé Aragüés, editor de Gara d’Edizions, celebraba el trabajo del Gobierno de Aragón en “dignificar nuestras lenguas en un territorio donde se hablan tres con sus respectivos nombres y con total normalidad”. Se detenía en la figura de Mario Sasot y en su implicación en la recuperación del catalán en Aragón a través de diferentes proyectos como desde la dirección de la revista Temps de Franja o desde el Programa Jesús Moncada de difusión del catalán y sus modalidades lingüísticas en centros escolares.

En la presentación en Mequinenza de “Espills trencats” también estuvo presente Marco Ibarz, alcalde de Zaidín localidad natal de Sasot, y Mari Ángeles Soler, concejal de educación y cultura del Ayuntamiento de Mequinenza, además del numeroso público que arropó al autor.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.