La Guardia Civil sigue trabajando para tratar de identificar el cadáver hallado el pasado miércoles en el río Segre

Analizan el ADN del cadáver de Mequinenza para cotejarlo con familiares de desaparecidos. Las muestras extraídas por los forenses de Zaragoza serán comparadas con las del banco de datos de la Guardia Civil.

Analizan el ADN del cadáver de Mequinenza para cotejarlo con familiares de desaparecidos
Sos Desaparecidos difundió estas fotos de Carmen Solanilla.

La Guardia Civil y los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón trabajan para tratar de identificar el cadáver hallado el pasado miércoles en el pantano. Aunque el cuerpo estaba en avanzado de descomposición, el análisis preliminar ha revelado que pertenece a una mujer de entre 70 y 80 años que podría llevar unos dos meses en el agua. Estas características apuntarían a que podría tratarse de la vecina de Peñalba Carmen Solanilla, de 75 años, la cual falta de su domicilio desde el pasado 11 de octubre. No obstante, esta conclusión es una mera hipótesis que deberá ser confirmada por los análisis de ADN.

Los médicos forenses ya han extraído muestras del cadáver y han sido remitidas al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid. Así, una vez la huella genética del cadáver, será comparada con todas las que se guardan en el banco de datos de desaparecidos creado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Este banco se alimenta constantemente con el ADN de familiares de personas desaparecidas, a los que se toman muestras cuando han presentado una denuncia y ya han transcurrido quince días desde ignora el paradero del ser querido.

Además, los expertos analizan otra serie de pruebas como las prótesis que lleva el cadáver y un examen radiológico. Fuentes cercanas al caso confirmaron lo que ya adelantó la Guardia Civil el pasado miércoles y es que el cuerpo no presenta signos de violencia, por lo que la muerte pudo producirse de forma accidental.

Fue un ciudadano de la zona quien sobre las 16.30 encontró el cadáver. El hombre paseaba cerca del campo de fútbol y de la desembocadura del río Segre,  cuando vio un cuerpo flotando en el agua. Rápidamente alertó a la Guardia Civil y, junto a una dotación de Bomberos de la DPZ y del Bajo Cinca, quienes recuperaron el cuerpo, que llevaba puestas ropas de verano.

Una de las primeras gestiones de la Policía Judicial fue comprobar el listado de personas desaparecidas de la zona y averiguaron que Carmen Solanilla falta desde octubre pasado. La mujer vivía sola y tenía varios familiares en Peñalba. Su fotografía fue difundida a través de Sos Desaparecidos, que lanzó una alerta para reunir pistas que facilitar su localización. Medía 1,65, usaba gafas y tenía el pelo corto y rubio.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*