El medio rural aragonés continúa su proceso de despoblación

Mequinenza sube en 13 vecinos, pasando de 2316 a 2329. Son datos oficiales del BOE con respecto al 1 de enero de 2017. Aragón habría aumentado su población en 187 personas, sin embargo, aparte de la capital tan solo dos comarcas aumentan su población, Ribera Alta del Ebro y Baix Cinca

Según los datos publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 29 de diciembre de 2017, que ratifican las estadísticas continuas que mantiene el Instituto Nacional de Estadística (INE), y que convierten en oficial la cifra del 1 de enero de 2017, Aragón habría aumentado su población en 187 personas, un aumento que no evita el proceso de despoblación del medio rural.

Según estos datos el conjunto del territorio zaragozano habría aumentado en 2.979 habitantes, mientras que en tierras altoaragonesas se perdieron 1.377 habitantes (0,62% de la población), siendo la suma del conjunto de habitantes en las poblaciones turolenses las más damnificadas, perdiendo un 1,03% de su población, lo que equivale a 1.415 habitantes menos.

La concentración de población en zonas urbanas es la tónica que impera en la demografía aragonesa desde hace décadas. Sin embargo, según los datos ya oficializados tan solo la ciudad de Zaragoza sale beneficiada entre las tres capitales. Zaragoza ha aumentado su población en 3.830 habitantes, mientras que las ciudades de Huesca y Teruel han perdido 59 y 80 habitantes respectivamente.

Las zonas rurales aragonesas –que engloban al conjunto de las poblaciones de menos de 2.000 habitantes– han perdido 3.457 habitantes, mientras que las zonas intermedias –poblaciones entre 2.001 y 10.000 habitantes– mantienen a duras penas el pulso a la despoblación, perdiendo 145 habitantes. Tan solo las zonas urbanas –las poblaciones de más de 10.000 habitantes– han notado un aumento de sus censos de 3.789 personas.

Por comarcas los números son extremadamente categóricos tan solo el Baix Cinca, la Ribera Alta del Ebro y la ciudad de Zaragoza han notado un aumento de la población, mientras que las 30 comarcas restantes han perdido población.

Evitando a la ciudad de Zaragoza, que continúa con un crecimiento paulatino aunque lejos de las especulaciones que la veían en unos pocos años como una ciudad de un millón de habitantes, Cuarte de la Huerba es el municipio zaragozano que más ha aumentado su censo según los datos oficiales, con 281 personas más. En territorio oscense ha sido Fraga con un aumento de 99 habitantes, mientras que en Teruel, la localidad de Vall-de-roures es la que mayor aumento en su censo ha registrado con 27 nuevas personas.

En plano negativo se sitúan Tarazona que ha perdido 175 habitantes, Samianigo con un descenso de 95 habitantes y Calanda con 117 habitantes menos en estos datos oficiales.

Por porcentajes la localidad zaragozana de Acered es la que ha perdido una mayor proporción de habitantes (23%), pasando de 223 a 171. En tierras altoaragonesas la población que mayor porcentaje de habitantes pierde ha sido Viacamp y Litera (20%), perdiendo 9 habitantes. La población turolense que mayor porcentaje de pérdida de habitantes registra es El Vallecillo, que ha pasado de 59 a 49 habitantes, lo que supone una pérdida de población del 17%.

En cuanto las localidades que mayores porcentajes de aumento de población por territorios nos encontraríamos con Mianos en Zaragoza, que pese a aumentar tan solo 4 habitantes, supone un 14% de ratio. Ya en territorio oscense Fago ha aumentado un 23% su población, llegando a los 27 habitantes, frente a los 22 que tenía empadronados en 2016. La Zoma es en territorio turolense el pueblo que mayor ratio de aumento muestra, pese a ser tan solo 2 personas, suponen un 13% de aumento de la población, pasando de las 14 a las 16 personas empadronadas.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.