Tarde de cuentacuentos en la Biblioteca Pública Municipal de Mequinenza

Ramón, “el traginer de contes”, hizo las delicias de pequeños y mayores en una divertida y participativa sesión celebrada en plenas vacaciones de Navidad.

La ocarina de Ramón, “el traginer de contes”, sirvió para romper el hielo en la sesión de cuentacuentos que tuvo lugar en la Biblioteca Pública Municipal. La actividad, impulsada desde la concejalía de educación y cultura, reunió a pequeños y mayores que disfrutaron de una participativa y divertida sesión en la que no faltó ni mágia -al menos un intento- ni canciones, ni bailes.

Los asistentes a este cuentacuentos que coincidió con las vacaciones navideñas de los escolares fueron testigos de historias de pescadores y de un zapatero que hizo un trato con el diablo. Cuentos con moraleja de los que el público se convirtió en protagonistas formando parte de diferentes acciones e incluso convirtiéndose en actores que daban vida a los personajes.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.