Repuntan los vecinos de la Franja de Aragón atendidos en servicios sanitarios de Lleida

  • Satisfacción compartida: el alcalde de Fraga celebra el buen entendimiento y el gerente de la Región Sanitària destaca que Lleida puede ofrecer más servicios
  • Satisfacción compartida: el alcalde de Fraga celebra el buen entendimiento y el gerente de la Región Sanitària destaca que Lleida puede ofrecer más servicios

Repuntan los vecinos de la Franja de Aragón atendidos en servicios sanitarios de Lleida
En el instrumental médico en un hospital

La atención de los servicios sanitarios catalanes a pacientes de la zona de la Franja de Aragón está repuntando. Y, a diferencia de lo que ocurría años atrás, la colaboración recibe las loanzas de ambas partes: los alcaldes los pueblos aragoneses que limitan con la provincia de Lleida no tienen quejas de la atención sanitaria recibida y el gerente de la Región Sanitària de Lleida y de la Región Alt Pirineu i Aran del Servei Català de la Salut , Jordi Cortada, considera que atender a más pacientes permite a Lleida ofrecer servicios de más intensidad terapéutica.

El Servei Català de la Salut registró 1.735 altas hospitalarias y 19.434 visitas externas en Lleida a lo largo de 2016 de pacientes de poblaciones de la Franja. Las dos cifras son ligeramente superiores a las de 2015, cuando se contabilizaron 1.675 altas sanitarias y 19.098 visitas externas.

También ha aumentado el número de aragoneses atendidos en un hospital de día, mientras que se han reducido las atenciones por diálisis o rehabilitación. Incluyendo el transporte sanitario, el coste de la atención sociosanitaria y de salud mental se elevó en 2016 a 9,5 millones de euros, frente a los 8,6 de 2015 o los siete millones de 2013.

Toni Comín, en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova
Toni Comín, en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova (ACN)

El gerente de la Región Sanitària de Lleida y de la Región Alt Pirineu i Aran del Servei Català de la Salut , Jordi Cortada, quita hierro a las cifras y enfatiza la estabilidad de la colaboración: “Sí, se ha contabilizado un pequeño repunte de actividad, pero la atención es básicamente estable”. “La diferencia entre 7 y 9 millones no responde tanto a un incremento de la actividad, sino más bien de facturación: ha habido algunos cambios en las tarifas, que han subido en algunas actividades del Servei Català de la Salut”, revela.

Insiste en que estos pacientes son considerados como propios en la región sanitaria de Lleida: “Tienen al Hospital Universitario Arnau de Vilanova como centro de referencia y acuden cuando lo necesitan, de la misma manera que los pacientes que residen en Catalunya”. “Y a la gente de la Franja que necesita un hospital terciario de mayor complejidad que el hospital Arnau de Vilanova, se la deriva como a un paciente residente en Catalunya”, explica.

Más pacientes permite ofrecer más servicios

Cortada recalca que los pacientes aragoneses no tienen solo una relación sanitaria con Lleida, sino que el vínculo es también social y cultural. “Es gente que en todos los sentidos tiene Lleida como referencia, es gente que habla catalán…”, ejemplifica. Recuerda, además, que Catalunya recupera el coste del servicio a través del servicio de compensación entre comunidades autónomas.

El director de los Serveis Territorials reconoce que a Lleida le beneficia atender a pacientes de Aragón. “A la región nos viene muy bien que vengan estos pacientes, estamos más que contentos de tratarlos… Al fin y el cabo, cuantos más seamos más servicios y de mejor calidad podemos ofrecer, servicios de más intensidad terapéutica”, razona. “Seguramente si no tuviéramos esta gente, alguna cosa no la podríamos tener; en cambio sumando a la población que nos viene de la Franja podemos asumir técnicas, protocolos terapéuticos que probablemente no podríamos asumir si no los tuviéramos”, insiste.

El alcalde de Fraga, el socialista Miguel Luis Lapeña, asegura que la atención es correcta y recuerda que en octubre de 2015, cuando se les negaban algunos servicios, un grupo de alcaldes se reunió con el entonces conseller convergente Boí Ruiz y se solucionó el problema. “Tenemos convenios de especialidades y la relación no es buena, es lo siguiente”, celebra. “En octubre de 2015 me reuní con el conseller, el presidente de la comarca de la Litera, el de la Ribagorça y del Bajo Cinca y quedó muy claro”, recuerda.

“El conseller nos hizo una carta para enseñar a los vecinos por si algún médico les decía a sus pacientes que no podían ser atendidos en Catalunya, para que tuvieran la certeza de que Lleida seguía siendo su punto de referencia”, aprecia. “A partir de ese momento hemos estado más tranquilos y cuando se ha dado algún caso puntual se ha hablado”, afirma el alcalde.

Los pacientes aragoneses disponen de una carta de la Conselleria de Salut que acredita su derecho a ser atendidos en Lleida.

Noticia de la Vanguardia.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*