La Comisión Europea atiende las peticiones del MAPAMA y amplía en 20.000 toneladas los cupos de retirada de fruta de hueso

La DGA lo valora positivamente, pero reconoce que “no es lo que se pidió”. Para UAGA es insuficiente y Asaja lo evaluará cuando conozca cómo se va a aplicar.

Ha habido respuesta de Bruselas, aunque no del todo satisfactoria para algunos, a la crisis que vive el sector de la fruta de hueso en España. La Comisión Europea (CE) ha dicho sí a la presión ejercida desde el Gobierno central y los autonómicos (principalmente de Aragón y Cataluña), así como de las organizaciones agrarias para ampliar el cupo de retirada. Según comunicó ayer por la tarde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), se retirarán 19.550 toneladas más. De hecho, ha convocado ya el lunes a los representantes del sector para informarles del procedimiento de aplicación de la propuesta de la CE, que se aprobará formalmente los próximos días, pero cuya aplicación será retroactiva desde el 3 de agosto.

La aprobación del nuevo cupo de retirada se produce la víspera de la protesta unitaria del sector en Aragón y Cataluña que protagonizarán, de 9 a 13, agricultores y tractores de las comarcas del Bajo Cinca (Huesca) y el Segriá (Lérida), a la que se ha sumado COAG, la Coordinadora de organizaciones agrarias del Estado español, en defensa de unos precios justos para la fruta, en una campaña que califican de desastrosa y para la que reclaman un cupo de retirada de aplicación inmediata.

Un cupo que, anunciaba ayer el departamento liderado por Isabel García Tejerina, es de 19.550 toneladas de melocotón y nectarina autorizado desde Bruselas y que se sumará a los cupos ya existentes y a las cantidades ya retiradas, hasta superar las 40.000 toneladas. El objetivo, informó el Ministerio, es sacar del mercado excedente de producción -debido sobre todo al veto ruso- con el propósito de reflotar los precios. Las toneladas retiradas se destinarán a producir zumo para bancos de alimentos.

Desde el Gobierno de Aragón el director general de Producción Agraria, José María Salamero, valoró positivamente la medida, si bien reconoció que “no es lo que se pidió: la demanda de retirada fue de 20.000 toneladas desde nuestra comunidad y otras 20.000 desde Cataluña”. Es decir, “la mitad de lo que se demandaba”. No obstante, añadió, “como dijo el consejero Joaquín Olona, no éramos optimistas y gracias a la unión de todos y la presión ejercida por el Gobierno aragonés y catalán y también desde el Ministerio hacia Bruselas, han autorizado un cupo de retirada que aunque no va a solucionar el problema aminorará el impacto”, dijo.

Según los productores, precisó Salamero, “se estaba entregando la fruta de hueso sin precio” y urgía poner remedio a esta crisis. “El miércoles mantuvimos una reunión con el sector en Fraga y ya dijimos que el que nos habiliten más o menos toneladas de retirada no era la solución a un problema que es estructural, aunque lo palie en parte. Somos buenos produciendo pero hay que aprender a vender mejor lo que sabemos producir”. El director general de Producción Agraria mostró su confianza en que a partir del lunes los operadores y productores notifiquen cuánto quieren retirar y en base a las solicitudes aplicar el coeficiente corrector para que la medida se aplique rápidamente y empezar a retirar fruta de hueso.

Inmediatez

“Se tendría que estar retirando ya. Es un producto perecedero. Como mucho aguanta quince días en cámara”, indicó el secretario general de UAGA, José Manuel Penella, que a expensas de conocer la letra pequeña de cómo se va a aplicar esta retirada, la calificó de “insuficiente”. Se hizo un análisis riguroso del sector, explicó Penella, “por parte del Gobierno de Aragón y de Cataluña y todos estábamos pidiendo un cupo de retirada de 40.000 toneladas. Si lo pedimos no es por capricho sino porque hace falta”, destacó. “No nos quedemos en la mitad”, exhortó. “Solo la fruta de hueso que hay en cámaras son 90.000 toneladas entre Cataluña y Aragón y siguen metiendo. No era decir ‘pido mucho para ver si me dan algo’ sino tratar de solucionar un problema”. El estructural, añadió, “la retirada del veto ruso y la declaración del sector en crisis ya tendremos tiempo de abordarlo a partir de septiembre, pero ahora hay que ver es cómo se hace la retirada y garantizar que al productor le llegue algo”, dijo Penella.

“Pedimos una retirada rápida, sencilla y abierta a todos los productores”, señaló por su parte Fernando Luna, de Asaja Aragón. “Una vez conozcamos el lunes cómo se aplica la retirada valoraremos si es suficiente o no en cantidad y si es eficiente”, indicó. Pero son dos cosas distintas. “Hemos conseguido algo. La presión de la manifestación y el trabajo de la Administración, que valoramos, han hecho posible un nuevo cupo de retirada desde Bruselas. Ya evaluaremos en los próximos días si es suficiente o no. Cuando sepamos si al productor que ha vendido a un precio inferior al de la retirada le llega algo, por ejemplo”.

Luna habló también de la necesidad de hablar más adelante de cómo ordenar un sector muy perjudicado y que ha registrado máximas de producción este año y el inconveniente de que el calor ha adelantado 15 días la campaña, con lo que no se ha podido escalonar la recogida, a lo que se ha sumado de nuevo el veto ruso, que supone para Aragón un 30% menos de mercado. El representante de Asaja abogó por trabajar más en comercialización creando una unidad de ventas, y en promoción. “Mientras en Italia consumen 22 kilos de fruta por habitante/año, en España son 5”, concluyó.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*