Primeras quejas por tirar un siluro a un contenedor en la Granja de Escarpe.

 

La guardia Civil obliga a unos pescadores, en cumplimiento de la ley, a tirar un siluro a un contenedor de basura.

Un siluro muerto de casi 2 metros y 60 kg de peso fue encontrado en un contenedor cerca de l’aiguabarreig Segre-Cinca, provocando quejas del ayuntamiento de la localidad y de los pescadores de la zona.

El ejemplar fue capturado por la mañana por pescadores ingleses, estos no pudieron volver a lanzarlo al agua, como ocurría hasta el momento. Agentes de la Guardia Civil les obligaron a depositarlo en un contenedor, según explicaron miembros del club de pesca local y fuentes municipales. No se tiene la versión de la Guardia Civil.

Esta actuación de la Guardia Civil llega un año después  de que el Tribunal Supremo dictara una sentencia que obliga a sacrificar todas las especies invasoras, y el Siluro tiene esta consideración.

Esta resolución no ha venido acompañada de las instrucciones pertinentes por parte de la administración sobre que se debe hacer con los peces sacrificados.

Desde el Club de Pesca local lamentan que el ejemplar haya terminado en el contenedor, tendría que ser la administración la que se haga cargo de los cadáveres. Lo que no es lógico es que el pescado terminara en un contenedor de la vía pública. Desde el Ajuntament de la Granja se elevaran las quejas hasta donde haga falta. La administración local no puede hacerse cargo de esta situación.

Así se inicia el problema que las administraciones no han sabido a día de hoy solucionar, y que revertirá en los entes locales.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*