Dos personas detenidas, por un delito de estafa a través de internet, tras la alerta de un vecino de Mequinenza

La Guardia Civil ha detenido a dos personas residentes en Lleida como presuntas autoras de un delito continuado de estafa a través de internet por realizar ventas de maquinaria agrícola e industrial, entre las que se han localizado trece víctimas de diferentes provincias españolas.

Los detenidos son un hombre y una mujer españoles, de 37 y 35 años respectivamente, con antecedentes policiales por hechos similares.

Ambos vendían la maquinaría y, una vez realizado el pago del producto, éste no llegaba a su comprador o recibían otro material completamente diferente al adquirido, en una estafa que asciende a más de 11.000 euros, según informa la Guardia Civil.

Las trece víctimas de estas estafas residen en las provincias de Zaragoza, Teruel, Valencia, Granada, Sevilla, Badajoz, Ciudad Real, Girona, La Rioja y Navarra.

El Equipo Roca y el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Caspe ha llevado a cabo esta operación, desde abril de este año tras una denuncia interpuesta en Mequinenza que había comprado maquinaria agrícola por la que había pagado por medio de transferencia casi mil euros y que una vez recibida no se correspondía con el adquirido.

El perjudicado se puso en contacto con el vendedor para tratar de solventarlo pero evadió su responsabilidad en la venta, achacándola a la empresa de transportes encargada de efectuar la entrega.

Tras analizar la documentación que aportó el denunciante, se determinó que no se trataba de un hecho aislado, sino que existían más víctimas, residentes en diferentes provincias españolas, que habían efectuado compras al mismo vendedor, a través de las mismas páginas web y habían realizado el mismo procedimiento en el pago del producto, una transferencia bancaria a un número de cuenta cuyo titular siempre era el mismo.

En estas indagaciones se supo que los importes abonados por la adquisición de estas maquinarias, entre las que había barredoras hidráulicas, herbicidas, abonadoras, etc., rondaban los mil euros por producto.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*