Un número especial de “Crónicas del Ebro”, elaborado por los alumnos del Centro de FP Santa Agatoclia, resume un proyecto de investigación sobre la Revolución Industrial en Mequinenza

La presentación, a la que asistieron un centenar de personas, se llevó a cabo en el Museo de Historia y finaliza con una degustación de tapas ambientadas en el proyecto educativo centrado en mediados del siglo XX

La edición especial del “Crónicas del Ebro” se agotó rápidamente entre el centenar de asistentes a la presentación del proyecto educativo del Centro de Formación Profesional  Santa Agatoclia de Mequinenza en el que bajo el título “La Revolución Industrial en Mequinenza” los escolares han estado trabajando durante dos cursos. Se trata de un periódico con diseño de la época estudiada, que abarca desde finales de siglo XIX a mediados del siglo XX, que es el resultado del proyecto de investigación.

Tal y como quedó patente en la presentación del proyecto el trabajo analiza un hecho diferencial y único en la sociedad y la economía de la Comarca del Bajo Cinca, una zona eminentemente agrícola en el periodo analizado, y localizado en Mequinenza, donde gracias a incorporación de la industria los vecinos vivían de un sueldo. Un hecho que condicionó el día a día en la vida del municipio.

Todo arranca a finales del siglo XIX con el anuncio de la llegada del ferrocarril a la localidad con la construcción de la línea que uniría Fraga, Mequinenza y Tortosa, que enlazaría con Caspe y Reus y que daría salida a la producción del carbón, un proyecto que no llegaría a ser una realidad. Analiza la explosión demográfica que en el siglo XX llevó Mequinenza a superar los 4.500 habitantes y algunas de las industrias de la localidad, al margen de las relacionadas con la extracción del carbón y la construcción de la presa, cuyo desarrollo, en algún caso, está ligado al crecimiento de la población.

Industrias como la fábrica de regaliz, que ha llevado a los alumnos a recopilar información de fuentes tan lejanas como el Museo del Dulce de Uzes en Francia, la de hielo o la de sifón con entrevistas a sus propietarios, las de aceite, con hasta 5 almazaras, o las relacionadas con el transporte que se dedicaban, entre otras cosas, a construir y reparar llaüts, embarcaciones que surcaban el Ebro. Aspectos estos últimos menos investigados y en los que los alumnos hicieron hincapié en su intervención en la presentación.

En la presentación, María Ángeles Soler, concejal de educación y cultura, aplaudió el trabajo realizado por los alumnos y les felicitó “porque siempre es interesante conocer un pedacito más de la historia de Mequinenza”. Rosina Sillué, directora del centro, destacó que el proyecto educativo ha servido para “unir el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación con la asignatura de historia” y agradeció la colaboración de todas las personas que han participado. Yolanda Cruellas, la profesora que ha coordinado el proyecto, explicó cómo se llevó a cabo el trabajo, como se fueron resolviendo las dificultades, felicitó a los autores por el resultado y avanzó que “hay más cosas relacionadas con Mequinenza que podemos investigar”.

El acto finalizó con una pequeña exposición de fotografías que complementa en imágenes los hechos que relata el número especial de la “Crónicas del Ebro” con un contenido muy centrado en la “Revolución Industrial de Mequinenza” y una degustación de tapas ambientadas en el trabajo y que estaban elaboradas por los alumnos del PCI Ayudante de Cocina que se imparte en Fraga. Los asistentes, una vez recibidas las pertinentes explicaciones por parte de los cocineros de cada una de sus creaciones, pudieron degustas un delicioso “refresquet de regalíssia”, Llaüts del Ebro con sardinas de tina”, carbón de la mina Santa Isabel, tostadas de escalibada con aceite del Poble o paté de oliva de Mequinenza.

Descarga aquí la edición especial de “Crónicas del Ebro” dedicada a la Revolución Industrial en Mequinenza elborado por los alumnos del Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*