Los presidentes comarcales rechazan quedarse sin competencias propias

Los presidentes de las comarcas, de cualquier color político, se oponen al vaciado de competencias que propone el borrador elaborado por la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP). Consideran que es un paso atrás y que lo más urgente es aclarar qué hace cada administración, no dejar a estas instituciones sin atribuciones concretas. Advierten que al final lo terminarán pagando los ciudadanos del medio rural, que verán mermada la calidad de los servicios.

“No me gusta el documento, claro”, admitía ayer el presidente de la comarca del Aranda, José Ángel Calvo (PSOE). Aunque aún no lo conoce en profundidad, advirtió que si no fuera por estas instituciones intermedias, muchos servicios no podrían prestarse porque los ayuntamientos, sobre todo los más pequeños, no tienen capacidad para hacerse cargo de ellos. Sí se mostró partidario de que se regulen las competencias que debe prestar cada Administración. “Lo lógico sería que todas hiciésemos lo mismo”, señaló.

IMPOSIBLE

José Evaristo Cabistañ (PSOE), presidente del Bajo Cinca y miembro de la FAMCP fue también tajante. “Yo voy a defender a toda costa que las comarcas debemos mantener las competencias, y si nos las quieren quitar, les diremos que no. Todavía queda mucho de qué hablar, pero lo de los servicios a la carta es imposible, inasumible”, dijo. “Ya veremos cómo se las apaña el Gobierno para hacerse cargo del transporte social adaptado, o de la ayuda a domicilio. Son cosas que hacemos las comarcas”, subrayó. En su opinión deberían recibir dinero en función del coste de los servicios que prestan, y sobre todo, tener “más libertad”.

“No me gusta la idea”. Es la conclusión de Alberto Val (PP), presidente de la comarca de Tarazona y el Moncayo. En su opinión lo más urgente es que las comarcas cuenten con un presupuesto adecuado para poder ofrecer sus competencias con garantías y con calidad. Y advirtió que es “inviable” que los ayuntamientos “más pequeños puedan pagar el coste de los servicios”. Apuntó que sin la solidaridad de los municipios más grandes, el modelo propuesto es “inviable”. Explicó que estas instituciones ya asumen competencias que no les son propias. “Se firman convenios puntuales, pero algunas comarcas han tenido problemas hasta para pagar las nóminas”, lamentó.

Miguel Aso (IU), presidente del Cinco Medio mostró su confianza en que el texto no salga adelante tal cual está redactado en este momento. “Está claro que existe preocupación por el nuevo modelo, pero estamos aún en un punto muy inicial. Queda mucho por negociar entre todos los partidos”, manifestó. Bajo su punto de vista, quitarles a las comarcas la competencia de los servicios sociales sería “un desastre”. “El Gobierno no puede asumirlo porque no es capaz de llegar al territorio con la eficacia con la que lo hacemos las entidades locales. Y los ayuntamientos más pequeños no tienen recursos suficientes para sufragar el coste real de una competencia de estas características”, indicó. Por eso apostó por sentarse a hablar, por escuchar a todas las partes y sobre todo por buscar un sistema que no suponga “dar pasos atrás”.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.