La Asamblea de la Comunidad de Regantes APAC de Mequinenza acuerda incorporar a los regantes expectantes de la ampliación de regadío en el seno de la Comunidad

El acuerdo, al que se llegó por amplia mayoría, permitirá agilizar los trámites para modernizar y ampliar la zona regable hasta las 3.000 hectáreas

El acuerdo al que llegó la Asamblea Extraordinaria de la Comunidad de Regantes APAC de Mequinenza, con 679 votos a favor, 65 en contra y 4 en blanco,  integra el sector expectante de regadíos en la Comunidad con voz y voto lo que obliga a llevar a cabo una modificación estatutaria ya que se amplía el perímetro regable y se solicita una modificación de la concesión de caudales. Una modificación de los estatutos que se aprovechará para incorporar las normativas legales actuales.

El objetivo de esta medida es acortar los plazos, facilitar trámites y abaratar los costes de la tramitación de la ampliación de regadíos de las actuales 1.524 hectáreas a 3.000 “para que antes de final de año el proyecto esté redactado y solicitar al Gobierno de Aragón la declaración de interés general”, apuntaba Antonio Sanjuán presidente de la Comunidad. Un proyecto que, decía, es “sostenible económicamente y medioambientalmente” y que marcará “el futuro de los regantes y de la economía y el empleo de la zona”.

También se acordó una derrama de 50 euros por hectárea y año, fraccionada en pagos trimestrales, que deberán abonar los regantes expectantes para hacer frente a los gastos derivados de todo el proceso y que acabarán con la presentación del proyecto de ampliación de regadíos que permitirá el riego por presión natural en toda la zona regable y dimensionar la estructura de bombeo para que utilice las horas valle con el consiguiente ahorro energético. Minimizar el coste energético ha sido la principal razón por la que se ha apostado por esta fórmula.

En cuanto a las grandes cifras del proyecto se calcula que la segunda fase de los regadíos con la incorporación de 1.500 hectáreas supondría una inversión de 18 millones de euros de los que la mitad los aportaría el Gobierno de Aragón. Un primer estudio, a falta de los datos exactos que se conocerán cuando esté redactado el proyecto, estima que el conste por hectárea para los regantes sería de 5.500 euros mientras que para los actuales regantes, que verían mejoradas sus actuales instalaciones, sería de 500.

La propuesta inicial pasaría por aumentar la capacidad de bombeo con un segundo punto de captación y una segunda tubería de mayor diámetro, construir un nuevo embalse a una cota mayor y que se abastecería por bombeo del actual, lo que permitirá regar por presión natural a cualquier hora además de ampliar la zona regable, y plantear la utilización de energías renovables. Con estos elementos podrían mantenerse los aproximadamente 7 céntimos de euro que cuesta bombear un metro cúbico de agua desde el Embalse de Mequinenza para regar cultivos de alto valor añadido en la zona que generan empleo.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.