“Coses del Poble” redescubre tres yacimientos arqueológicos en las II Jornadas de Promoción del Pasado Prehistórico de Mequinenza

Las jornadas, dedicadas al neolítico, sirvieron para reivindicar actuaciones de conservación en el yacimiento de “Castellets” y, más allá de lo prehistórico, de los edificios de la Mina Pilar como parte del patrimonio industrial de la localidad

Las II Jornadas de Promoción del Pasado Prehistórico de Mequinenza que organiza el Grupo de Investigación “Coses del Poble” se centraron en el neolítico y en concreto en tres yacimientos situados en la localidad: Vallmajor, Riols y Barranco de la Mina de Vallfera. Las actividades se dividieron en dos charlas, que se desarrollaron en la sala de audiovisuales del Museo de la Historia, una visita guiada al Museo del Pasado Prehistórico y otra al yacimiento de Riols.

Josep Carbonell fue el encargado de abrir las jornadas, que llevaban el título genérico de “Neolítico en Mequinenza”, con una charla en la que primero situó al público en el tránsito del mesolítico al neolítico antes de profundizar en los detalles de tres yacimientos. El primero fue Vallmajor descubierto en 2005 por Francisco Copons bajo un risco o “cingle” y datado en el año 5500 a.C. La excavación del mismo se llevó a cabo en 2011 dirigida por Manolo Royo, aprovechando el descenso de nivel del embalse de Mequinenza que lo dejó al descubierto, con diferentes hallazgos de cerámica, utensilios elaborados de sílex y piezas oseas, restos de animales y semillas vegetales e incluso conchas del Mediterraneo que llegaron por redes del tránsito.

El siguiente fue el yacimiento de Riols, al que se realizó una visita guiada, datado en el año 4090 a.C. Fue descubierto en 1984 por Jorge Sanjuán y excavado en 1985 por primera vez bajo la dirección de Ignacio Royo. Está formado por 10 estructuras de fondos de cabaña, unas cubetas y dos estructuras funerarias, una de ellas 2.900 años más moderna, con un enterramiento infantil y de varios individuos. Entre los hallazgos de las diversas excavaciones, en las que no se han detectado por el momento semillas domésticas, figuran diversos utensilios para tratar pieles, cerámica decorada, herramientas de sílex y punzones.

Por último Carbonell se refirió a los hallazgos del Barranco de Vallfera, dos tumbas datadas en el 1800 a.C que fueron descubiertas en 1984 por Jorge Sanjuán y que han desaparecido por la roturación del terreno donde estaban ubicadas. Las réplicas de ambas tumbas pueden verse en el Museo del  Pasado Prehistórico. Los enterramientos se corresponden a un adulto de entre 35 y 45 años, una edad muy alta, y de varios jóvenes. En las excavaciones, que se iniciaron en 1984 dirigidas por Ignacio Royo, se hallaron cerámica y collares de cuentas elaborados con cuentas de variscita férrica proveniente, probablemente, de las minas de Gavá lo que pone de manifiesto la intercomunicación existente entre núcleos de población.

Para finalizar la restauradora Helena Carbonell impartió la charla “Restauración y conservación del patrimonio” en la que incidió en la necesidad de preservar el patrimonio histórico como seña de identidad del territorio, una labor que, dijo, debe de hacerse desde la educación. Se refirió a la necesidad de llevar actuaciones de conservación en el yacimiento de “Castellets” en su muralla y torres para evitar que desaparezca y propuso recuperar los edificios de la Mina Pilar como parte del patrimonio industrial de la localidad porque “no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde”.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*