Julio Alberto relata sin tapujos su vida en la presentación de su biografía en Mequinenza

El ex jugador del Barcelona participó en una charla titulada “Nunca recordaré haber muerto”organizada por la Peña Barcelonista “La Franja” en la Sala Goya de la localidad

Tras un video en el que se recordaba su pasado como futbolista vistiendo la camiseta del que fuera su Club durante casi una década Julio Alberto Moreno iniciaba la charla de presentación de su biografía “Nunca recordaré haber muerto”. Antes de entrar en materia  quiso compartir con los asistentes  coincidiendo con la proximidad del Día de la Madre que había recibido unas fotos en las que aparecía su madre “creedme si os digo que hasta ahora no conservaba ninguna”.

Primero se detuvo en su infancia marcada por la separación de sus padres que lo llevó a estar internado en un orfanato y por los abusos que sufrió. El asturiano reconoció que en lo deportivo primero pensó en dedicarse al ciclismo antes que a futbolista.  Se refirió al esfuerzo que tuvo que hacer su familia, con 7 hermanos, “para comprar las Adidas Santiago con las que debuté y que constaron 1.800 pesetas”, se refirió a Luis Aragonés su entrenador en el Atlético de Madrid y su llegada al Barcelona.

Años felices “en los que jugué con los mejores” hasta que en 1992 dejó el fútbol para dedicarse a los fondos de inversión “y a partir de ahí cambió todo”.  Entonces inició su peligrosa relación con las drogas que le llevó en varias ocasiones al borde de la muerte, “fue  una época en la que quería desaparecer, hasta que definitivamente toque fondo”. Fue en 1998 cuando las cosas cambiaron y “hoy amo la vida más que nada en el mundo”, un episodio de superación del que dijo “sentirse muy orgulloso, algo debí de hacer bien”.

Se detuvo en su relación con Joan Laporta, expresidente del Barça, que le “recuperó para el Club” participando en diversos proyectos a pesar del pasado, “en este país sólo Maradona y yo hemos tomado drogas” afirmaba con una sonrisa. Se refirió a su filosofía de vida “tengo 24 horas para cambiar las cosas cada día y ser feliz con lo que tengo“. Antes de finalizar se refirió a los proyectos de cooperación en los que está trabajando con niños huérfanos maltratados, con la acogida de niños saharauis y en la construcción de una escuela y un orfanato en Nepal que lleve su nombre

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*