Las asociaciones locales protagonistas un año más del Día de Sant Jordi.

 

El antiguo núcleo urbano de la localidad, del que queda el trazado de sus calles, recobrará su vitalidad coincidiendo con la celebración del Día de Aragón y Día del Libro

Mequinenza celebra un año más “Sant Jordi al Poble Vell” el sábado 23 de abril, una actividad que poco a poco se ha ido consolidando y que se hace coincidir con el Día de Aragón y Día del Libro. Con esta iniciativa las calles del antiguo núcleo urbano derruido por la construcción del embalse de Riba-roja se llenan durante unas horas de vecinos y visitantes.

Las actividades previstas, organizadas por el Ayuntamiento de Mequinenza y la colaboración de las asociaciones locales y la Parroquia quien impulso esta nueva tradicción hace ya 4 años, se iniciarán a las 10 y media de la mañana con la celebración de una misa de campaña cantada por el Coro Local junto a las ruinas de la antigua iglesia. En ese mismo escenario se llevará a cabo  a las 11 y media de la mañana la lectura de “la leyenda de San Jorge y el dragón” a cargo de alumnos del Colegio María Quintana de la localidad.

A mediodía se llevará a cabo la presentación del nuevo proyecto de investigación de Batiste Estruga y Carlos Cubero, que todavía no se ha editado,  en el que bajo el título “Mequinenza, Lo Poble” recoge testimonios de personas que vivieron el traslado del “Poble Vell” al nuevo núcleo urbano. Las actividades finalizarán con el tradicional “Vermut a la Plaça d’Armes”, en el que colaboran diferentes entidades de Mequinenza y que este año estrenará unos báculos que permiten la instalación de unas lonas perforadas suspendidas para aumentar las zonas de sombra en dicho espacio.

Desde las 10 de la mañana un tren turístico, con salida desde la Plaza Joaquín Torres, realizará el trayecto que une los dos núcleos urbanos para facilitar el acceso a todas las personas que lo deseen y a partir de las 11 se instalarán hinchables en la plaza del Museo de la Mina para los más pequeños.

Una buena ocasión para disfrutar de una mañana de convivencia y visitar el complejo museístico de la localidad que presenta como novedad la instalación de un espectacular mural de 12 metros de largo por 2,5 de alto en el Museo de la Historia en el que se reproduce una fotografía de la fachada fluvial de la Mequinenza de principios del siglo XX. La pieza formó parte de la exposición “L’Ebre: camí d’aigua” producida por el Museu Terres de l’Ebre en el año 2000 y que ha sido cedida por el Ayuntamiento de Amposta.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*