Reclaman vaciar Ribarroja para frenar la falta de sedimentos en el Delta el Ebro

Desembassament d'aigua al pantà de Riba-roja

La PDE y SEO / BirdLife proponen el desembalse del pantano para garantizar que los sedimentos lleguen al delta del Ebro. El IRTA hará en otoño una prueba piloto de inyección de arenas y arcillas

Desembassament d'aigua al pantà de Riba-roja
Desembassament d’aigua al pantà de Riba-roja

La supervivencia del delta del Ebro no depende sólo de garantizar un caudal adecuado de agua en la desembocadura, sino que también es necesario que lleguen sedimentos para evitar el hundimiento de que es objeto la llanura deltaica. Y si el plan hidrológico de la cuenca del Ebro prevé un caudal de sólo 3.009 hectómetros cúbicos anuales en la estación de aforo de Tortosa, el plan del Estado
no dedica ningún apartado a la subsidencia ni a la necesidad de aportar sedimentos en la desembocadura. Unos sedimentos que, según la Plataforma en Defensa del Ebro y SEO / BirdLife, son muy necesarios y que se retienen en los pantanos. En este sentido, los estudios científicos sostienen que llegan unas 100.000 toneladas de sedimentos en la desembocadura, mientras que antes de la construcción de los embalses se llegaban a alcanzar los 20 millones de toneladas.

La PDE, SEO / BirdLife y otras entidades ecologistas reclaman que se vacíe el pantano de Ribarroja de Ebro para que lleguen a la desembocadura los sedimentos que se acumulan en el fondo del embalse. Un proyecto que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) siempre ha descartado por las dificultades técnicas y económicas, pero las organizaciones ecologistas intentarán rebatir estas dificultades a través de estudios. Así, se analizará la viabilidad de abrir las compuertas del fondo del pantano y la repercusión de la parada de la central hidroeléctrica. Además, las entidades ecologistas, que promueven desde hace un año una campaña en defensa de los sedimentos, iniciarán la lucha política. En este sentido, trabajan en la redacción de una moción para que se debata en los ayuntamientos de las Tierras del Ebro y, posteriormente, en el Parlamento de Cataluña. La moción defenderá el desembalse de Ribarroja de Ebro y, en un futuro, no descartan reclamar también que se vacíe Mequinenza.

El pantano de Ribarroja de Ebro tiene una capacidad de 209 hectómetros cúbicos de agua. El embalse estaba ayer en el 95% de su capacidad, según los datos de la CHE.

LA CIFRA
100.000 toneladas de sedimentos llegan a la desembocadura, un 1% del volumen que llegaba antes de la construcción de los pantanos.

Inyección de sedimentos en el Delta

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) hará una prueba piloto próximo otoño que consistirá en la inyección de sedimentos en el tramo final del río y los canales de regadío del Delta. Es una acción que forma parte del programa Life Ebro Admiclim y que pretende determinar la cantidad y la tipología de sedimento que el Ebro puede transportar hoy en día en función de diversos caudales y obtener modelos teóricos de transporte de agua y de sedimento. En el caso del río, los investigadores del IRTA han elegido dos tramos de características diferentes para inyectar las arenas y las arcillas. Así, se haría una aportación de sedimentos a la altura de Mora de Ebro y otra entre Benifallet y Xerta.

Además, se harán inyecciones puntuales de sedimentos en las redes de los canales de riego para evaluar su capacidad de transporte y distribución y para conocer las tasas de sedimentación en los arrozales. Los sedimentos utilizados serán procedentes de la planta potabilizadora del Consorcio de Aguas de Tarragona (CAT) de la Ampolla. Se estima que para hacer la prueba se usarán unas 1.000 toneladas de sedimentos.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*