Los regantes del Bajo Ebro reivindican el desbloqueo de los fondos de energía

La Junta Central de Usuarios del Bajo Ebro Aragonés ha enviado una carta al Gobierno de Aragón, Confederación Hidrográfica del Ebro y Ministerio de Industria para que se desbloqueen los fondos de la energía reservada. Asimismo solicitan el abaratamiento del coste energético y la inversión para mejorar las infraestructuras agrarias.

 

Se trata de una reivindicación que se remonta al año 1955 con la construcción de los embalses de Ribarroja y Mequinenza con la que los vecinos de las localidades colindantes a los pantanos perdieron sus mejores tierras. Los agricultores consideran estas ayudas como la clave para el futuro y la modernización del sector primario en el territorio. «Queremos recordarles a los nuevos gobiernos que se han formado y a los que lo harán que seguimos en el olvido. El proceso lleva más de 60 años de lucha y en el 2012 empezó a agilizarse esperemos que se continúe reivindicando lo que por derecho consideramos nuestro», explicó Antonio Sanjuan, presidente de esta junta. Sanjuan recuerda que existe un decreto en el que los municipios afectados por las obras de regulación de los embalses se beneficiarían del 25% de la producción de la energía. «Cantidades económicas que hasta este año no hemos visto en la zona», admitió.

En la actualidad el coste energético de los bombeos de la elevación de agua hasta las explotaciones agrarias, única vía para poder regar las tierras, tienen un coste de 100 euros por kilovatio, con este desbloqueo pasaría a ser de ocho euros. «Es un ahorro económico esencial que aseguraría el futuro de nuestros pueblos y el asentamiento rural. En su momento nos sacrificamos por el interés común. Es momento de que seamos los beneficiarios», contó el presidente. Por otro lado, los agricultores reivindican que parte de estas ayudas también se destinen a la realización de proyectos e instalaciones destinados a ampliar la zona regable. «Fayón se está realizando, Caspe está en proceso de licitación, pero somos muchos más», argumentó.

Precisamente, la ciudad del Compromiso ha sido la primera localidad beneficiada de las primeras ayudas con cargo a los fondos de energía reservada que ha percibido la CHE. Caspe percibirá 3,5 millones de euros que se destinarán a la ejecución del reivindicado canal de Caspe. A pesar de ello, con este proyecto no termina la lucha de los regantes caspolinos que piden otras inversiones como el Pebea de Val de la Liana.
La Junta Central de Usuarios del Bajo Ebro Aragonés aglutina a 15 comunidades de regantes de Chiprana, Maella, Mequinenza, Escatrón, Caspe Fabara o Nonaspe y abarca más de 10.000 hectáreas de terreno.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*