El Gobierno congela un pleito millonario sobre el precio de la electricidad

La ministra Tejerina elude desde agosto pedir al Consejo de Estado un dictamen sobre el precio del 25% de la energía de los pantanos que debe ir a usos sociales

Endesa reclama una indemnización hasta ocho veces superior a la estimación del coste de producción que hace la Confederación Hidrográfica del Ebro

Las hidroeléctricas llevan medio siglo de retraso en la cesión de esa electricidad, recogida en las concesiones, y cuya orden de entrega han  rechazado suspender los jueces

Las diferencias en las valoraciones de Endesa y la CHE superan los siete millones de euros en un año de producción media en el embalse de Mequinenza

Las diferencias en las valoraciones de Endesa y la CHE superan los siete millones de euros en un año de producción media en el embalse de Mequinenza

El Gobierno lleva medio siglo, cuando menos, regalando a las compañías eléctricas la cuarta parte de la electricidad que producen en los pantanos. Y el Ministerio de Medio Ambiente no tiene ninguna prisa en cambiar esa situación y en comenzar a destinar a usos sociales el 25% de esa energía, cuya reserva queda establecida en los títulos de concesión de las centrales.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) abrió a finales de la pasada legislatura ese frente, cuyo primer conflicto está desde agosto sobre la mesa de la ministra, Isabel García Tejerina.

Su ministerio lleva seis meses de retraso para solicitar al Consejo de Estado el dictamen que necesita para resolver el conflicto que abrió Endesa al reclamar una indemnización hasta ocho veces superior a las valoraciones del organismo de cuenca.

La tormenta comenzó a gestarse cuando Rafael Romeo, último presidente de la CHE con el Gobierno del PSOE, emitió, con un informe favorable de la Abogacía del Estado, una resolución que reclama a Endesa la entrega, a partir del 1 de enero de 2012, de ese 25% de la energía reservada en las centrales que explota en la cuenca, entre las que se incluyen algunas de las de mayor producción como Mequinenza (Zaragoza), Ribarroja (Tarragona) o Canelles y Santa Ana (Lleida).

Diferencia en los precios

A mediados del año pasado, su sucesor, Xavier de Pedro (del Partido Aragonés (PAR), que mantiene un pacto autonómico de legislatura con el PP), reitera la petición y reclama a Endesa que entregue la energía más una indemnización por la que debería haber puesto a disposición del organismo de cuenca en esos meses.

Esa resolución, que señalaba un precio de referencia, daba a la compañía eléctrica un mes para que señalara su propia valoración de la electricidad reservada, a la que habría que añadir la prima del 5% al 10% que establecen las concesiones para cada central.

En esa laguna, la ausencia en las concesiones de un precio fijo para la energía reservada en las principales centrales que explota Endesa, se encuentra el origen del conflicto. La CHE valora en precio del megawatio/hora (mil kilowatios/hora) producido en Mequinenza en 8,27 euros y el de Ribarroja en 9,06, estimaciones que la compañía eleva, respectivamente, a 53,48 y a 73,16. En ambos casos, con las primas incluidas.

El precio medio de un megawatio/hora en el mercado se sitúa en algo más de 43 euros, mientras que el precio para el consumidor rebasa los cien. Y la Comisión Nacional del Mercado de la Energía sitúa sus costes de producción en el entorno de los tres euros.

Cifras millonarias

Un estudio del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDEA) sitúa el consumo medio de electricidad de un hogar español ligeramente por debajo de los 3,5 megawatios. Mientras tanto, una central como la del pantano de Mequinenza produce cada año más de 650.000 y llega a generar 269 por hora, cuando sus equipos turbinan el máximo.

Datos que dan idea del volumen de dinero que las eléctricas se juegan en este pulso: más de siete millones de euros solo en Mequinenza en un año de producción media.

El pantano de Mequinenza produce cada año 650.000 megawatios

El pantano de Mequinenza produce cada año 650.000 megawatios

El expediente que la CHE remitió al ministerio, y que este tiene paralizado desde hace seis meses, incluye un informe elaborado por la consultora Deloitte para Endesa que desglosaba los precios que defiende la compañía.

Sus planteamientos, que rechazan los responsables de la Confederación Hidrográfica del Ebro, incluían elevados costes de amortización, cuando las concesiones solo admiten los de primer establecimiento y las centrales tienen más de medio siglo en la mayoría de los casos; añadían las cantidades correspondientes al llamado déficit de tarifa y, por último, se basaban en los resultados de la campaña de 2012, en el que la sequía disparó los costos.

Los jueces rechazan suspender la orden de entrega

Endesa ha recurrido la orden de entregar la energía ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), cuya Sala de lo Contencioso Administrativo rechazó suspender su vigencia.

También Acciona, propietaria de centrales con una potencia instalada de 700 megawatios en la cuenca, ha recurrido ante el TSJA la orden de entregar la electricidad. Sin embargo, en diciembre comenzó a ponerla a disposición de la CHE. En su caso, no puede recurrir el precio porque este figura explícitamente en los títulos de concesión de las centrales: 29,72 euros por megawatio/hora, más impuestos y desvíos.

De hecho, uno de los últimos actos públicos de De Pedro, antes de dejar la presidencia de la CHE para encabezar la lista del PAR en las elecciones municipales en Zaragoza, fue la firma de una serie de convenios para aprovechar la energía que entrega Acciona.

Así, cinco ayuntamientos de pueblos de la ribera del Cinca afectados por la construcción de los embalses de Mediano y El Grado la utilizarán en los servicios municipales, mientras que varias comunidades de regantes reducirán sus costes.

Solo la CHE reclama a las eléctricas

La del Ebro ha sido hasta la fecha la única Confederación Hidrográfica que ha reclamado a las compañías eléctricas la entrega de la energía reservada para usos sociales. También es la única que está tramitando la reversión de concesiones de centrales por haber finalizado su plazo de explotación. De hecho, ya gestiona una en El Pueyo de Jaca (Huesca) y está trabajando en otras cinco, entre ellas la de Lafortunada, en el río Cinca.

Esa iniciativa ha permitido que la Administración disponga de información de primera mano sobre los costes reales de la producción de la hidroelectricidad. En El Pueyo, explicaron fuentes de la CHE, resulta mucho menos caro de lo que Endesa asegura que le cuesta en Mequinenza o Ribarroja.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*