La Corporación acuerda pedir a la CHE que destine una partida presupuestaria anual a actuaciones en la desembocadura del Segre

La medida permitiría retiradas puntuales de sedimentos del cauce, ahora muy visibles por el descenso de nivel de agua,  hasta que no se acometa el proyecto de recuperación del lecho frente al núcleo urbano.

El pleno ordinario celebrado el jueves acordó por unanimidad de todos los grupos políticos solicitar a Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que destine una partida presupuestaria anual para llevar a cabo actuaciones en el cauce hasta que se acometa el proyecto de retirada de lodos que permita tener la desembocadura del Segre en mejores condiciones para las prácticas deportivas y recuperar una parte del Campo Municipal de Regatas lo que significaría un impulso importante a la economía de la localidad.

Todos los partidos políticos acordaron elaborar un documento con una propuesta en la que se estipule una cantidad mínima a invertir cada año, que todavía no se ha fijado (pero que rondaría los 30.000 Euros), y que correspondería al Organismo de Cuenca, para llevar a cabo determinadas tareas de conservación que contribuyan a realizar algunas mejoras en el cauce en el tramo comprendido entre el denominado Espigón y la desembocadura. Estas tareas serían complementarias a las que realiza el Capri Club, las empresas de pesca de la localidad y el propio Ayuntamiento de Mequinenza.

Durante la sesión plenaria Magda Godia, la alcaldesa, informó a los concejales del contenido de una carta del presidente de Confederación, Xavier de Pedro, contestando la reclamación hecha por el consistorio al reparto de los Fondos Reservados de Energía que le corresponderían al municipio. En ella reconoce que la recuperación del lecho del río es un proyecto que podría acometerse con esos fondos y que es ‘una prioridad para la CHE y para el Ministerio llevarlo a cabo’ pero que dado su elevado coste ‘no es posible acometerlo’.

El descenso de nivel en cerca de un metro en el embalse de Riba-roja en las últimas horas ha dejado al descubierto los ‘islotes’ de sedimentos en formación frente al núcleo urbano de Mequinenza en la desembocadura del Segre que entorpecen la navegabilidad en el tramo para barcos a motor y de remo y que obligan a sus tripulantes a tomar precauciones si transitan por dicha zona.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*