El coste de los trabajos para cerrar las minas de Mequinenza asciende a 1,7 millones de euros

El plan de clausura de las minas de Mequinenza ha salido este martes a información pública, un paso necesario para optar a las ayudas de cierre. Se trata de los grupos mineros “Virgen del Pilar” y “Europa” de Carbonífera del Ebro, cuyo coste de los trabajos asciende a casi 1,2 millones y más de 561.000 euros, respectivamente.
imprimir correo
Mineros de Mequinenza durante una protesta en la plaza del Pilar
Mineros de Mequinenza durante una protesta en la plaza del Pilar

Zaragoza.- El proyecto definitivo de cierre y clausura de las instalaciones de residuos mineros de los grupos “Virgen del Pilar” y “Europa” en Mequinenza promovido por Carbonífera del Ebro ha salido a información pública este martes.

Se trata de un trámite para poder optar a las ayudas de cierre del Instituto de Reestructuración de la Minería del Carbón para cubrir los costes excepcionales por el cierre de unidades de producción.

Ambos procesos de cierre cuentan con un cronograma de tres años y Carbonífera los justifica por la “difícil situación reconversiva a la que se ha visto sometido el sector primario”.

En el caso del grupo “Virgen del Pilar”, el presupuesto para los trabajos asciende a 1.169.047,12 euros. El mayor montante corresponde a los movimientos de tierras necesarios que supera el millón de euros, mientras que se destinan 35.000 euros a la demolición de las instalaciones; 19.363 euros a la fertilización y el arado de los terrenos; 30.471 euros para siembra; y 25.000 euros para riego y plantación. Esto supone un coste medio por hectárea de 27.525 euros. Este coste corresponde a una revisión del proyecto, ya que en un principio se fijaron casi 922.000 euros, pero el Gobierno de Aragón no lo aprobó y hubo de modificarse.

El primer año de trabajos se dedicará a la retirada de la cobertura vegetal (los dos primeros meses) y al inicio de los movimientos de tierras que alcanzará los dos primeros meses del segundo año. En ese segundo año también se realizará la instalación de la red de riego (cuatro meses), se hará el extendido de las capas de tierras (hasta el décimo mes) y comenzará la plantación y revegetación que alcanzará a los dos primeros meses del tercer y último año y el seguimiento de los trabajos.

El objetivo general del plan es promover una nueva campaña de revegetación de la escombrera, ya restaurada, en las zonas donde la recuperación de especies autóctonas no han tenido éxito. También recuperar la cobertura vegetal y plantar especies autóctonas así como dar lugar al aprovechamiento agrícola en la zona de las balsas de decantación en las que cabrían 3.600 almendros.

Los trabajos que se necesitarán para ello son el de un operador de maquinaria de pala o mixta, de transporte, de una cuba de riego y de un tractor. Para los de la siembra, revegetación, plantación de almendros y la colocación de sistemas de riegos los realizarán empresas externas. En ningún momento se plantea demoler o modificar las edificaciones de obra civil.

En cuanto al grupo minero “Europa” los empleados necesarios serán los mismos y los trabajos consistirán en la retirada de la cobertera vegetal el primer mes y del movimiento de tierras hasta acabar el año. En el segundo año se extendería la capa de tierras (cuatro meses) y plantarían revegetarían. Además, se incluiría el seguimiento de los trabajos que proseguirá el tercer año completo.

Se contempla la plantación de 11.500 pinos de la variedad “halepensis” y el desmantelamiento de las plantas industriales por piezas, el taponamiento de las “bocaminas” con tierras y la eliminación de vallas y porterías.

El presupuesto de estos trabajos asciende a 561.134,36 euros, de los que el movimiento de tierras se lleva 492.587 euros; 35.000 euros la demolición de los “bocaminas”; 9.000 euros la fertilización y arado; 19.520 euros la siembra; y 5.000 euros el riego y plantación.

Los trabajadores

El representante de los trabajadores, Francisco Montul, considera que esta salida a información pública es una buena noticia que esperaban y confía en que el plan no tenga alegaciones para no seguir alargando “el caos que hemos vivido durante dos años”.

Pide que la empresa cuente con los mineros que fueron echados, ya que sólo cuatro o cinco de los cuarenta han encontrado otro trabajo y por “aprovechar su experiencia”.

En estos momentos quedan diez trabajadores, que son los más antiguos, y Montull pide que se hagan los trámites cuanto antes y que puedan acceder a una prejubilación.

De hecho los diez trabajadores que quedan en Carbonífera del Ebro esperan que las tareas puedan demorarse durante los tres años que fija el plan de cierre elaborado por la empresa. “Hay dos grupos mineros que suman unas 20 bocaminas que hay que cerrar, sacar todo el material que haya dentro y la restauración de las escombreras, lo más importante bajo mi punto de vista”, indicó el presidente del comité de empresa, Francisco Montull.

De los diez trabajadores que quedan, siete son mineros veteranos que podrían prejubilarse de agotarse el plazo de tres años que fija el plan. Después hay un ingeniero, el gerente y un contable. El resto de la plantilla, otros 26 mineros, salieron con bajas indemnizadas por el Plan del Carbón 2013-2018.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*