SE RECOGEN MAS DE 300 KILOS DE RESIDUOS EN EL CAUCE DEL CINCA Y SEGRE TRAS LA CAMPAÑA “DESCENSO LIMPIO”

SE RECOGEN MAS DE 300 KILOS DE RESIDUOS EN EL CAUCE DEL CINCA Y SEGRE TRAS LA CAMPAÑA “DESCENSO LIMPIO” CORRESPONDIENTE AL XVII DESCENSO INTERNACIONAL DEL CINCA.

Foto: SE RECOGEN MAS DE 300 KILOS DE RESIDUOS EN EL CAUCE DEL CINCA Y SEGRE TRAS LA CAMPAÑA “DESCENSO LIMPIO” CORRESPONDIENTE AL XVII DESCENSO INTERNACIONAL DEL CINCA.

Esta acción medioambiental se desarrolló la semana previa y posterior de la prueba deportiva del Bajo Cinca. Un total de 314 kilos de residuos se ha retirado del cauce de los ríos cinca y Segre como consecuencia de la campaña medioambiental “Descenso Limpio” desarrollada en el marco del XVII Descenso Internacional del Cinca.

Dicha campaña se incorporó este año con el objetivo de incidir en la buena gestión de los residuos de la prueba y el compromiso de limpieza de todo el cauce a lo largo del desarrollo de la misma.

El medio natural por el que se realizó el Descenso del Cinca tendría que quedar en iguales condiciones o mejores tras el paso de los palistas. Para ello se elaboraron diferentes acciones y campañas de sensibilización dirigidas tanto a los participantes como a los propios espectadores que asistieran al evento.

Por un lado durante los días previos a la prueba se dotó a todo el recorrido de contendores y puntos de recogida de residuos para que tanto los participantes como espectadores tuvieran todas las facilidades para poder depositarlos.

Se incidió por ello sobre todo en los puntos donde mayor concentración de personas se iban a reunir, como el caso de la salida, avituallamiento o zona de meta, reforzando incluso dicha acción con la colocación de papeleras de tamaño medio.

Tras finalizar el evento una empresa especializada procedió a la recogida y estimación de los residuos generados, habiendo pasado la cifra de un total de 314 kilos de residuos que se han podido sacar de todo el recorrido y que por consiguiente se han evitado que pudieran contaminar en medio natural por el que discurre el evento.

Por otro lado, otra de las acciones realizadas y también incorporada este año es que a todo participante en la prueba se le dio conjuntamente con su dorsal, una bolsa biodegradable para que la llevara el día del Descenso del Cinca y cualquier residuo que generara con su participación lo guardara en dicha bolsa y pudiera depositarlo en los contenedores habilitados en el recorrido.

La bolsa tenía una composición que en el caso de que se le cayera a algún palista al agua esta quedaría degradada con la acción de la luz solar y el propio medioambiente. A lo largo de todo el fin de semana se repartieron un total de 400 bolsas, que permitieron sobre todo tener un cinca más limpio.

Y finalmente para completar todas las acciones medioambientales de la prueba, la organización preparo una canoa de cierre la de misma, que era la última que iba en el evento. Esta piragua iba identificada con una bandera y paso a llamarse la “Canoa Limpia Ríos”. Además de permitir a la organización saber que tras ellos ya no quedaba ningún participante hizo de vehículo escoba de los residuos que podían quedar en el río, recogiendo en un pequeño contenedor que llevaban en la misma canoa cualquier residuo que quedara en el río para dejarlo totalmente limpio.

El compromiso de la organización del Descenso del Cinca en concienciar a todos los participantes y público en general del cuidado y mantenimiento del medioambiente que rodea a la prueba, poniendo todos los medios a su alcance para que no haya ninguna acción contaminante en los ríos de nuestra comarca.

Esta acción medioambiental se desarrolló la semana previa y posterior de la prueba deportiva del Bajo Cinca. Un total de 314 kilos de residuos se ha retirado del cauce de los ríos cinca y Segre como consecuencia de la campaña medioambiental “Descenso Limpio” desarrollada en el marco del XVII Descenso Internacional del Cinca.

Dicha campaña se incorporó este año con el objetivo de incidir en la buena gestión de los residuos de la prueba y el compromiso de limpieza de todo el cauce a lo largo del desarrollo de la misma.

El medio natural por el que se realizó el Descenso del Cinca tendría que quedar en iguales condiciones o mejores tras el paso de los palistas. Para ello se elaboraron diferentes acciones y campañas de sensibilización dirigidas tanto a los participantes como a los propios espectadores que asistieran al evento.

Por un lado durante los días previos a la prueba se dotó a todo el recorrido de contendores y puntos de recogida de residuos para que tanto los participantes como espectadores tuvieran todas las facilidades para poder depositarlos.

Se incidió por ello sobre todo en los puntos donde mayor concentración de personas se iban a reunir, como el caso de la salida, avituallamiento o zona de meta, reforzando incluso dicha acción con la colocación de papeleras de tamaño medio.

Tras finalizar el evento una empresa especializada procedió a la recogida y estimación de los residuos generados, habiendo pasado la cifra de un total de 314 kilos de residuos que se han podido sacar de todo el recorrido y que por consiguiente se han evitado que pudieran contaminar en medio natural por el que discurre el evento.

Por otro lado, otra de las acciones realizadas y también incorporada este año es que a todo participante en la prueba se le dio conjuntamente con su dorsal, una bolsa biodegradable para que la llevara el día del Descenso del Cinca y cualquier residuo que generara con su participación lo guardara en dicha bolsa y pudiera depositarlo en los contenedores habilitados en el recorrido.

La bolsa tenía una composición que en el caso de que se le cayera a algún palista al agua esta quedaría degradada con la acción de la luz solar y el propio medioambiente. A lo largo de todo el fin de semana se repartieron un total de 400 bolsas, que permitieron sobre todo tener un cinca más limpio.

Y finalmente para completar todas las acciones medioambientales de la prueba, la organización preparo una canoa de cierre la de misma, que era la última que iba en el evento. Esta piragua iba identificada con una bandera y paso a llamarse la “Canoa Limpia Ríos”. Además de permitir a la organización saber que tras ellos ya no quedaba ningún participante hizo de vehículo escoba de los residuos que podían quedar en el río, recogiendo en un pequeño contenedor que llevaban en la misma canoa cualquier residuo que quedara en el río para dejarlo totalmente limpio.

El compromiso de la organización del Descenso del Cinca en concienciar a todos los participantes y público en general del cuidado y mantenimiento del medioambiente que rodea a la prueba, poniendo todos los medios a su alcance para que no haya ninguna acción contaminante en los ríos de nuestra comarca.

 

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*