El Salud destaca las ventajas del área única y el PSOE teme una peor calidad asistencial

Director gerente del Salud, Ángel Sanz,

 

 

 

Director gerente del Salud, Ángel Sanz,
Director gerente del Salud, Ángel Sanz,

Más facilidades para el paciente, como mayores posibilidades de elegir especialista y de pedir una segunda opinión. Estas son solo, según el director gerente del Salud, Ángel Sanz, algunas de las ventajas de la implantación del área sanitaria única en Aragón, que supondrá pasar de ocho sectores a tres, uno por provincia. El proyecto salió a exposición pública el viernes y ha suscitado las críticas de ayuntamientos, partidos de la oposición, sindicatos… Las últimas las lanzó ayer el PSOE, que auguró una pérdida de calidad asistencial y dudó del ahorro.

Por su parte, Sanz defendió en una entrevista a Europa Press que los pacientes notarán «poco» los cambios, ya que la actividad asistencial se mantendrá en las mismas condiciones y paulatinamente irán percibiendo las ventajas. La previsión del Gobierno es que el texto se apruebe a finales de octubre o principios de noviembre, y se contempla un periodo de adaptación de seis meses.

 

 

 

   El portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de las Cortes, Eduardo Alonso,
El portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de las Cortes, Eduardo Alonso

En relación con la movilidad laboral voluntaria, el gerente del Salud defendió que los trabajadores tendrán «mayores facilidades» porque los sectores serán más amplios y tendrán más posibilidades en los concursos de traslado.
Y apuntó que los casos de unificación de servicios «serán pocos» ya que aquellos con un elevado número de facultativos, la mayoría, se mantendrán como están. Según detalló, sí habrá unificaciones en «algunas superespecialidades de los dos grandes hospitales», el Miguel Servet y el Clínico de Zaragoza, «para conseguir más masas críticas» de pacientes, «independientemente de que la asistencia se preste en más de un centro», aunque advirtió de que «hay que contar con la participación de los médicos». «Sí que hay algunos pasos dados neurocirugía», pero en otras especialidades «se está estudiando», avanzó.

Sanz mencionó la posibilidad de poner en marcha, a medio plazo, unidades de gestión clínica, «donde puedan integrarse diferente especialidades muy relacionadas», como la unión de Traumatología, Fisioterapia y Rehabilitación para que haya «más coordinación».

En los servicios no clínicos, dijo, la reducción de áreas sanitarias «va a permitir la gestión y contratación conjunta a mejores precios». Recordó que ya está unificada la compra del 40% de los productos sanitarios en Aragón «y hemos logrado un ahorro del 28%».

Menos directivos

Además, habrá una «reducción de cargos directivos y de burocracia», si bien Sanz remarcó que el objetivo de esta reforma es «que el paciente sea el centro del sistema» para lograr «mayor eficiencia y eficacia en los recursos y compartir unidades de diagnóstico y tratamiento de alta tecnología».

Y aseguró que en el Departamento de Sanidad existe «total disposición al diálogo». Sobre el plante de los sindicatos en la mesa sectorial donde se iba a tratar el asunto, sostuvo que «formalmente» no se debatió con ellos, pero se ha hablado en otras reuniones.

Sin embargo, el portavoz socialista de Sanidad en las Cortes, Eduardo Alonso, reprochó ayer la falta de «diálogo previo y transparencia» y la «premeditación y alevosía» de Sanidad al aprovechar el verano para impulsar «temas importantes» como este. Alonso se mostró preocupado por «la accesibilidad y la concentración de decisiones». A su juicio, habrá «una opción limitada de elección» de especialistas y a la vista de las experiencias de gestión conjunta en esta legislatura (en el Hospital de Barbastro desde Huesca, en Alcañiz desde Teruel y en el Royo Villanova y el Provincial desde el Servet), afirmó que «se está perdiendo cartera de servicios y profesionales en los sectores débiles». «La experiencia de compartir gerentes no ha sido de ahorros, se ha disparado el déficit», recriminó, al tiempo que exigió conocer «cuántos puestos de dirección, cargos de gestión y asesores se van a suprimir» con la implantación del área única y «qué van a hacer con los consejos de salud».

Alonso también censuró la actuación de la consejería que dirige Ricardo Oliván en otros asuntos polémicos como los recientes colapsos de las Urgencias del Servet, la supresión de médicos en el medio rural, el «nuevo enfoque» de la atención especializada en el futuro centro de la avenida de Navarra, la reorganización de los servicios de salud pública y las zonas veterinarias o la escasa contratación de sustitutos en atención primaria, que, según denunció, supone que cada facultativo tenga que asumir «200 tarjetas más».

«Connivencia» con Ambuibérica

Sobre el plan contra las listas de espera, el portavoz del PSOE en Sanidad afirmó que apenas se han practicado operaciones de patologías graves y que aún no ha comenzado en Huesca, Barbastro y Teruel. Respecto al pliego de condiciones para la adjudicación del transporte sanitario no urgente, acusó a la DGA de «connivencia» con Ambuibérica, que presta el servicio actualmente. «Tememos que solo prime la cuestión económica y no la atención», declaró.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*