La Generalitat censura la Ley de Lenguas de Aragón y vuelve a dividir al territorio.

 

 

 

 

La polémica tras la aprobación de la Ley de Uso y Promoción de las Lenguas por las Cortes no ha zanjado el debate lingüístico. Diferentes sectores bilingües de Aragón han acogido de desigual manera el rechazo de este texto aprobado el viernes por la Comisión de Cultura del Parlament. Mientras los defensores del catalán han acogido la iniciativa como «legítima» para defender la unidad de la lengua, los sectores contarios han tildado de «injerencia» la política del gobierno de Artur Mas.

 

 

 

En el texto, promovido por CiU, Esquerra Unida y el PSC, se aboga por la unidad del catalán en Cataluña, Valencia, Aragón y Baleares y se rechaza la ley aprobada por Las Cortes en mayo. En el debate de la propuesta contra la ley aragonesa participó la diputada de Convergència, Cristina Bosch, natural del municipio oscense de Alcampell, al igual que el portavoz de su mismo partido en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.

 

 

 

Bosch expuso que «los pueblos de La Franja no se tomarán como una injerencia que este Parlamento se ocupe y preocupe por el catalán de su territorio». Una afirmación que pronto se han encargado de rebatir plataformas y partidos políticos aragoneses. El diputado del PP en Las Cortes, Antonio Torres, ha lamentado la iniciativa y ha calificado de «inconcebible» que la Generalitat se inmiscuya en los asuntos de Aragón. Así, ha instado al grupo parlamentario socialista en las Cortes a pedir responsabilidades a sus compañeros en Cataluña.

 

 

 

Desde el PAR, la voz discordante en las Cortes fue la diputada María Herrero, que además se encargó del debate parlamentario de la actual Ley de Lenguas. Herrero pidió al Parlament que respete la autonomía aragonesa.

 

 

 

En el mismo sentido se ha pronunciado el alcalde de La Cañada de Verich, José Manuel Insa, que ha alertado de que «políticas como el rechazo a la ley de Aragón solo sirven para enemistar a las dos comunidades autónomas». La Plataforma No Hablamos Catalán también se ha pronunciado contrario al dictamen de la Comisión de Cultura de Cataluña.

 

Defensa de Ascuma
La Asociación Cultural del Matarraña, Ascuma, ha defendido la política de la Generalitat recordando que la defensa de un idioma está en manos de cualquier gobierno que quiera promocionarlo.

 

 

 

En este sentido, el presidente de la asociación, Josep Maria Baró, ha explicado que «es lógico que la Generalitat salga en defensa del catalán». Sin embargo, desde Ascuma han avanzado que «esta iniciativa del gobierno de Artur Mas no servirá de nada».

 

 

 

La formación cultural también ha criticado los ataques «anticatalanistas» que se realizan desde Aragón. Así, Ascuma ha recordado que la Academia Valenciana de la Llengua ha aprobado su diccionario en el que reconoce la unidad del catalán sin ser objeto de tantas críticas.

 

Pese al debate, cabe recordar que todavía no se ha aplicado de forma efectiva la discutida Ley de Lenguas.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*