El Ebro se desborda en Tortosa y Amposta

 

El caudal del río Ebro en su tramo final ha crecido durante el fin de semana a consecuencia de las intensas lluvias que se han registrado en el Pirineo y en las cuencas altas del Arga, Irati y Gàllego, un fenómeno que es más patente en Tortosa y Amposta.

El pantano de Mequinenza desembalsa este mediodía 1.302 hm³/s (hectómetros cúbicos por segundo), mientras que a su paso por la estación medidora de Ascó se registraba un caudal de 1.049 m³ por segundo y, más abajo, en Tortosa, 989 m³/s.

En estos momentos, los embalses de la cuenca del Ebro se encuentran a un 79,8 % de su capacidad, un 10,8 % más que hace un año.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha subrayado que la situación es “de normalidad” y ha afirmado que no se esperan daños “de ningún tipo” en las motas y defensas del río por la avenida ordinaria del Ebro.

“Van a ir bajando los caudales y en Zaragoza se esperan esta noche entre los 1.200 y 1.300 hectómetros cúbicos” cuando llegue la punta de la crecida, por lo que “es una avenida dentro de lo ordinario y no se esperan daños significativos”, aunque se inunden “algunos campos cercanos a la ribera del río”, ha observado.

Así, seguirán registrándose precipitaciones esta semana “pero la cota de nieve va a bajar y no esperamos que aumenten los caudales”, sino que se mantendrán en cifras “importantes, pero no va a haber ningún aumento ni pensamos en una avenida de tipo extraordinario”, ha recalcado, para insistir en que la situación “es de normalidad”.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*